Colau aprueba los presupuestos con los votos del tripartito, Manuel Valls y la abstención del PP

Las cuentas alcanzan unas cifras de récord con 3,253 millones, 200 millones más que este año. Sólo JxCat y C’s han votado en contra

La foto del tripartito hoy en el Ayuntamiento de Barcelona
La foto del tripartito hoy en el Ayuntamiento de BarcelonaServicio Ilustrado (Automático) AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

No hubo la tradicional fotografía conjunta tras aprobar los presupuestos de Barcelona para 2021, pero el pleno deja una instantánea aún más extraña e insólita en estos días. El voto a favor de la formación del ex primer ministro francés, Manuel Valls, tiene buena culpa de ello, y la abstención del PP tampoco le va a la zaga. Y, si de fotografías se trata, los presupuestos dibujan un tripartito en el horizonte a menos de dos meses para las elecciones catalanas. Dicho de otro modo, sólo JxCat y C’s han votado en contra. Colau, por lo tanto, consigue el voto a favor de 30 de los 41 concejales que conforman el pleno municipal.

Los presupuestos, en cualquier caso, son de récord. Por primera vez, las cuentas alcanzan los 3.253,3 millones, unos 200 más que en 2020. El gasto corriente supera los 2.400 millones, mientras que las inversiones rozan los 800 millones (en la partida se incluyen una lista de obras que quedaron pendientes de las cuentas de 2020). También se prevé incrementar en 150 millones el endeudamiento para hacer frente a la crisis derivada de la pandemia. Tanto ERC como Valls han pactado contrapartidas a las cuentas para cambiar su voto.

El primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, explicó que las cuentas son expansivas, de récord y que garantizan la solvencia del Ayuntamiento. “Con este presupuesto no gana ningún partido; es el mejor presupuesto para Barcelona “, ha afirmado. Collboni ha definido JxCat y Cs como “el bipartito del no” y les ha recriminado electoralismo en los discursos: “Si el 14 de febrero no hubiera elecciones en el Parlamento, el discurso y el voto de algunos grupos sería diferente”.

Y así ha sido. Pese a la extraña entente alcanzada, JxCat, con Elsa Artadi al frente, ha querido utilizar el pleno como escaparate electoral con ERC en la diana. “¿Están demasiado acostumbrados a pagar por adelantado a cambio de nada?”, le preguntaba Artadi a Ernest Maragall. A lo que el líder de ERC le replicó con acusaciones nada veladas de “electoralismo” y de “No haberse leído las cuentas”. “Es un acuerdo de ciudad, no de partidos”.

Desde Ciudadanos, Luz Guilarte ha cargado contra el acuerdo del gobierno con ERC: “Barcelona es el campo de pruebas del tripartito para Cataluña”. Guilarte, que, sin embargo, en ningún momento ha mencionado el apoyo de Valls a las cuentas, ha criticado “el afán recaudatorio” del gobierno municipal. En la réplica, Collboni ha asegurado que habían aceptado el 95% de las alegaciones de Cs y el 80% de las de Junts.

Bou justifica la abstención del PP

La sorpresa de la mañana corrió a cargo del PP. Josep Bou ha valorado positivamente que el presupuesto recoge demandas de su formación como un fondo de infancia, ayudas al pago del IBI, la recapitalización de las pymes o inversiones en los distritos. “El gobierno podía haber hecho más, pero nos abstenemos”, explicó. Sin embargo, criticó que no se haya aceptado las demandas para rebajar la presión fiscal.

Manuel Valls (BCN Canvi) recriminó al gobierno que debería haber buscado todavía más apoyos para el presupuesto, y que la abstención del PP daba buena cuenta de ello, pero defendió “el sello de BCN Canvi” en las cuentas, con más inversión en vivienda, en gasto social y promoción económica. La alcaldesa, Ada Colau, ha cerrado el debate agradeciendo los votos a favor y las abstenciones, sin nombrar, no obstante, a Valls o el PP. “El momento excepcional requiere que las administraciones tengamos toda la capacidad financiera”, ha dicho.

Congelación de tasas e impuestos

Por otro lado, el pleno ha sacado adelante las nuevas ordenanzas fiscales, que mantienen el 75 % de rebaja en la tasa de terrazas durante 2021 y congelan el resto de tasas e impuestos municipales. La aprobación ha contado con el voto afirmativo de comunes, PSC y ERC, la abstención de BCN Canvi y el rechazo de JxCat, Cs y PP.