¿Peligran las elecciones catalanas ante el aumento de contagios?

El Govern asegura que, con las actuales circunstancias y restricciones, la cita electoral sigue en pie. JxCat, PSC y PP defienden que se celebren y la CUP y el PDeCat evitan pronunciarse

Pleno monográfico sobre la gestión de las residencias en el Parlament catalán
Hemiciclo vacío del Parlament catalán FOTO: David Zorrakino Europa Press

Cataluña ha iniciado 2021 con la curva de contagios al alza, una circunstancia que ha obligado a decretar duras restricciones entre el 7 y el 17 de enero -confinamiento municipal y cierre de comercios los fines de semana salvo los esenciales- y ha disparado la incertidumbre sobre la celebración de las elecciones del próximo 14 de febrero. De momento, desde la conselleria de Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia, con competencia en los procesos electorales, se apuesta por mantener en pie la cita electoral.

En el departamento que lidera Bernat Solé recuerdan que solo se contempla suspender las elecciones si se dan dos escenarios: un confinamiento total -como en la primera oleada- o en caso de que hayan restricciones de la actividad social “muy importantes”. Este segundo supuesto alberga mucho margen para la interpretación, pero hoy, Solé ha aclarado las dudas en una entrevista en “El Nacional” y ha dicho que, a día de hoy y con la situación actual, sí que se celebrarían los comicios.

No obstante, desde la conselleria también señalan que la decisión se tomará el próximo 15 de enero y se hará tras una reunión con los grupos parlamentarios. El compromiso que adquirió Solé es que haya máximo consenso con las formaciones políticas. En este sentido, el departamento trabaja con un documento que dibuja un cuadro de nueve posibles escenarios con la decisión que se tomaría en función de las restricciones de movilidad y actividad social que haya en ese momento. Las actuales restricciones aprobadas por el Govern se asemejan mucho al criterio fijado para uno de los dos escenarios en que se aplazarían las elecciones.

En ese escenario, el documento señala que se aplazarían si hay una recomendación de restricción de la movilidad, hay confinamiento perimetrales y hay limitación de la movilidad nocturna. Además, apunta que debe haber una restricción absoluta de actividades sociales en amplios espacios y sectores y aforos muy limitados en el resto (inferior al 50%) y las reuniones sociales deben estar limitadas a seis personas.

El mantenimiento de las elecciones, en todo caso, es una decisión que, por ahora, también defienden la mayoría de partidos. JxCat, de hecho, se ha mostrado hoy muy firme al respecto y su candidata Laura Borràs ha asegurado que Cataluña “necesita elecciones” porque “necesita un cambio en el Govern”. “Seguiremos todas las indicaciones que se han estipulado, pero a la vez trabajaremos para que se puedan producir estos comicios el 14 de febrero”, ha afirmado.

De esta manera, JxCat borra también todas las dudas que habían generado semanas atrás las palabras de algunos de sus consellers (Meritxell Budó o Miquel Sàmper) sobre la posibilidad de aplazar las elecciones por la situación epidemiológica, que se habían interpretado como una manera de ganar tiempo para intentar mejorar en las encuestas. Borràs ha dejado claro hoy que la voluntad de su partido es que las elecciones se lleven a cabo.

También el PSC y el PP se han mostrado en la misma línea. Así, el primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, ha reiterado hoy de nuevo que si se puede ir a trabajar diariamente, se tiene que poder ir a votar el 14 de febrero como en el País Vasco y Galicia, aunque con las precauciones oportunas -garantías sanitarias-. El líder del PP en Cataluña, Alejandro Fernández, defiende que si en Estados Unidos se pudo votar, la Generalitat debe garantizar que se puede hacer en la autonomía catalana.

En cambio, la CUP y el PDeCat se han mostrado más prudentes. El partido anticapitalista ha evitado dar su postura y ha pedido que se den unos criterios objetivos elaborados por expertos para decidir si se posponen o no, ya que cree que se debe garantizar el derecho a la vida pero también el derecho a voto. Por su lado, la candidata del PDeCat, Àngels Chacón, ha asegurado que necesitan “los indicadores y el prospecto” para saber cuál es la gravedad y, por ello, no se ha posicionado.