Casi un 10% de los barceloneses no tiene acceso a internet

La media de dispositivos electrónicos en los hogares oscila entre el 1,9 y el 2,3 por persona

Jóvenes trabajando con ordenadores portátiles durante la pandemia de la Covid-19
Jóvenes trabajando con ordenadores portátiles durante la pandemia de la Covid-19AJUNTAMENT DE BARCELONA AJUNTAMENT DE BARCELONA

El Ayuntamiento de Barcelona ha hecho públicos los resultados del informe “La brecha digital en Barcelona” que arroja resultados notables respecto a años atrás pero muestra el trabajo que todavía tiene por delante la capital catalana. En cualquier caso, el 92% de los hogares barceloneses ya tiene conexión a internet; el teletrabajo ha salido fortalecido del coronavirus, un 59% de las personas ocupadas ha podido desarrollar su actividad laboral a distancia; y el 73,2% de del alumnado menor de 16 años ha podido estudiar de manera telemática durante el confinamiento.

No obstante, respecto a la conexión en el hogar la concejal Laia Bonet, junto al comisionado de Innovación tecnológica, Michael Donaldson, ha apuntado que, a pesar de la mejora, aún hay seis puntos porcentuales de diferencia con los hogares de renta alta, que tienen un nivel de conexión del 97%. En el otro lado de la balanza, en cuatro años, los hogares de renta baja han incrementado su nivel de conexión del 75 al 91%, reduciendo a sólo 6 puntos la diferencia con los hogares de renta alta.

La media de dispositivos en los hogares también varía en función de la renta: en los de renta más alta, la media es de seis (2,3 por persona), mientras que en domicilios de renta más baja es de 4,8 (1,9 por persona). “Los hogares con rentas bajas disponen de más ‘smartphones’, mientras que las rentas altas tienen más portátiles. Esto influye en el confinamiento, cuando los últimos son más adecuados para teletrebajar o estudiar en casa”, ha explicado Bonet.

El coronavirus, en otro orden de cosas, ha acelerado procesos latentes en el mercado laboral, como el teletrabajo. En este sentido, el estudio constata que el 59% de las personas ocupadas ha podido continuar con su actividad laboral a distancia durante el confinamiento, aunque cerca de un 39% no pudieron hacerlo porque su trabajo “no se podía hacer a distancia”. En función de la renta: el 43,7% de los encuestados que viven en barrios de renta baja pudieron teletrabajar y un 56,3% no, mientras que solo un 24% de las personas que viven en áreas de renta alta se encontraron en la situación de no poder teletrabajar.

En relación a la educación a distancia, un 73,2% de los menores de 16 años escolarizados han podido seguir sus estudios de forma telemática durante el confinamiento, mientras que un 26,8% no han podido. Casi la mitad de los que no han podido afirman que su escuela no ofreció educación en línea (48%); un 16% tuvo problemas de conectividad (un 9% por falta de dispositivos y un 7% por no tener conexión de calidad), y un 19% alega falta de tiempo y formación por parte de sus familiares.

Para realizar este informe, el Ayuntamiento de Barcelona ha realizado una encuesta a 2.542 ciudadanos para analizar la brecha digital en la ciudad así como el impacto de la pandemia en los usos de las tecnologías de la información y la comunicación.