El TSJC investiga al secretario general del PP en Cataluña por un presunto delito de agresión sexual

“Los hechos son falsos y responden a una extorsión en base a un chantaje que se hace público en plena campaña”, asegura el dirigente

El diputado del PP, Daniel Serrano, en el Parlament esta pasada legislatura
El diputado del PP, Daniel Serrano, en el Parlament esta pasada legislatura FOTO: DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) investiga desde finales del año pasado al secretario general del PP catalán y diputado en el Parlament, Daniel Serrano, por un presunto delito de agresión y otros dos de lesiones leves sobre la secretaria del área de Igualdad de su partido. El dirigente asegura que los «hechos son falsos».

Los presuntos delitos que investiga el TSJC supuestamente los habría cometido sobre una compañera de la directiva del partido, la secretaria del área de Igualdad y miembro del Comité Ejecutivo del PP en Cataluña, quien denunció el caso ante la Justicia, según ha avanzado El Mundo y han confirmado fuentes judiciales.

Ambos habrían mantenido «una relación sentimental sin compromiso de convivencia y con relaciones sexuales esporádicas» que empezó en 2015, cuando Serrano era candidato del PP a la alcaldía de Cornellà de Llobregat y ella coordinadora de organización del partido, y acabó 2016. En este sentido, los presuntos hechos ocurrieron en 2016, y la demandante los puso en conocimiento de la Justicia en 2019.

Según la denuncia, el acusado «sin consentimiento ni acuerdo previo» la «forzó de forma violenta manteniendo una relación de sexo violento y agresivo» después de varios episodios de actitudes violentas durante los actos sexuales.

«Los hechos son falsos y responden a una extorsión en base a un chantaje que se hace público en plena campaña para erosionar mi imagen. Confío plenamente en la justicia», ha asegurado Serrano a través de un comunicado hecho público después de conocerse la noticia.

Tanto la denunciante como Serrano acudieron a declarar a finales de 2020 –en concreto, el pasado 18 de diciembre– después de que el caso terminara en manos del TSJC por su condición de aforado. Serrano negó las acusaciones y defendió que las relaciones sexuales fueron consentidas ante la versión de la demandante.

El denuncia se presentó inicialmente ante un Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Barcelona, aunque la causa se derivó al Juzgado de Instrucción número 30 de Barcelona al considerar que no existía una relación de pareja. Luego, acabó en manos del TSJC por la citada condición de Serrano. Y es que el secretario general del PP en Cataluña es diputado en el Parlament y se presenta como número 4 en las listas electorales.

Después de un informe favorable de la Fiscalía –al considerar que había indicios delictivos– se abrieron diligencias y se citaron a ambas partes a declarar. Fuentes judiciales confirmaron ayer que no hay ninguna medida cautelar acordada porque ni la persona denunciante ni Fiscalía las han solicitado.

La investigación sigue abierta pendiente de varias pruebas solicitadas para determinar si Daniel Serrano habría cometido uno presunto de agresión sexual y otros dos de lesiones sobre la mujer.