Segunda noche de llamas y disturbios en Barcelona por el encarcelamiento de Pablo Hasel

Al menos 29 detenidos por los altercados en toda Cataluña

Altercados en la manifestación en apoyo al rapero Pablo Hasél
Altercados en la manifestación en apoyo al rapero Pablo HasélDAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

El centro de Barcelona, por segunda noche consecutiva, ha vuelto a arder. Poco importa si se trata de una huelga general, de una protesta contra la sentencia del “procés” o, como en esta ocasión, de una manifestación contra el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel. Al final, los grupúsculos antisistema que habitan en Barcelona aprovechan cualquier circunstancia para poner en práctica sus conocimientos de guerrilla urbana. Es decir, proyectiles a base de adoquines y contenedores ardiendo a modo de barricadas. En total, se han concentrado unas 2.200 personas según la Guàrdia Urbana de Barcelona.

La manifestación, en cualquier caso, ha comenzado en los jardinets de Gràcia sin mayores incidentes, más allá de los habituales cánticos contra la prensa. Sobre las ocho de la tarde un nutrido grupo de jóvenes ha decidido recorrer el paseo de Gràcia en dirección al centro de Barcelona. A su paso por esta conocida arteria barcelonesa, un grupo de manifestantes incluso han entrado en un hotel, han arrancado las cámaras de seguridad y han provocado varios destrozos. Las manifestaciones se han saldado de momento con al menos 29 detenidos en total. Diez de estas detenciones han sido en Barcelona, otras 12 en Lleida, dos más en Tarragona y cinco en Girona, han informado los Mossos.

Cuando la manifestación ha llegado a la Plaza Urquinaona, donde tras la sentencia del “procés” se produjeron los peores altercados de todas las protestas, un grupo de violentos manifestantes ha empezado a incendiar contenedores. La policía ha cargado en la plaza para evitar que se volviese a producir, como ya ocurrió en las conocidas protestas, el destrozo de las aceras para lanzar adoquines. En su retirada, la escena se repetía.

Los manifestantes, incluso, han llegado a entrar a un concesionario de Gran Via con Rambla Cataluña provocando destrozos en el local y los vehículos.

Como por ejemplo la confluencia de Gran Vía con Rambla Cataluña, otro de los puntos calientes. Entre grandes columnas de humo debido a contenedores ardiendo, la policía catalana se ha vuelto obligada de nuevo, por segunda noche seguida a usar las pelotas de foam. El centro de Barcelona vuelve a estar tomado por las batallas entre manifestantes y policía. Estos primeros, se han encargado en las últimas horas de intentar impedir con distintos objetos y mobiliario urbano que los Mossos pudieran avanzar para apaciguar las manifestaciones.

Los altercados han llegado hasta la misma Plaza Cataluña. En el epicentro del comercio de la ciudad condal se han podido ver grandes columnas llamas y humo frente a grandes superficies como El Corte Inglés o Fnac. Como ocurriera la noche del martes al miércoles, tas protestas y disturbios se han replicado también en las distintas capitales de provincia catalanas. Por ejemplo, en Girona un grupo de manifestantes ha lanzado todo tipo de objetos y petardos ante la sede de la subdelegación del Gobierno.

Pablo Hasel fue condenado en 2018 a nueve meses de prisión y seis años de inhabilitación, además de una multa de alrededor de 300.000 euros por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona. Su entrada en la cárcel se debe a la reiteración de condenas. En 2014, fue sentenciado a dos años por enaltecimiento de grupos terroristas como Al-Qaeda. La Audiencia Nacional dejó en suspenso la condena. El 28 de enero de este año, el tribunal dio 10 días a Hasel para entrar en prisión, hecho que el rapero nunca aceptó.