El virus acelera su propagación en Cataluña

Parece confirmarse el preocupante cambio de tendencia avanzado por la conselleria de Salud

Una camarera prepara la terraza del restaurante donde trabaja para atender a sus clientes, al lado de la Ciudad Judicial en L'Hospitalet de Llobregat. EFE/Toni Albir
Una camarera prepara la terraza del restaurante donde trabaja para atender a sus clientes, al lado de la Ciudad Judicial en L'Hospitalet de Llobregat. EFE/Toni AlbirToni AlbirEFE

El departamento de Salud alertó el lunes que el riesgo de una nueva ola de la pandemia en Cataluña es real, y los datos ofrecidos hoy por la misma conselleria no lo desmienten en absoluto. El cambio de tendencia parece confirmarse, tras un puñado de días con noticias más bien positivas.

De esta manera, el virus ha acelerado su propagación con una velocidad de transmisión (Rt) que ya es de 0,99, otras cuatro centésimas más que ayer, mientras los expertos alertan de que las restricciones se deben mantener para evitar una cuarta ola. Baja la cifra de personas ingresadas pero suben los críticos.

Los datos del departamento revelan hoy otro incremento de la Rt, a la que se suma, como ayer, el del riesgo de rebrote (EPG), que mide el índice de crecimiento potencial de la epidemia y que también ha subido dos puntos y se ha situado en 268 (cinco puntos más).

Según estos datos epidemiológicos actualizados, hoy hay un total de 548.589 pacientes con covid hospitalizados, 1.482 más que la víspera, de los que593 están graves en la uci, cinco más que ayer. En cuanto a personas ingresadas, hay 1.973 (56 menos que el lunes).

Los expertos de la UPC que analizan los datos de la pandemia diariamente y su evolución, el grupo BIOCOMSC, alertaba ayer de que el ritmo de descenso de enfermos en las unidades de críticos “se encuentra en la banda peor de las previsiones y baja a un ritmo de sólo un poco por debajo del 10 % semanal”.

Según estos investigadores, el descenso en las UCI de los hospitales catalanes ha bajado sólo un 20 % las últimas tres semanas, lo que “no por esperada deja de ser mala noticia”. Otro indicador de que la epidemia vuelve a empeorar es la positividad, es decir, el porcentaje de los PCR y test de antígenos que dan positivo, que ha subido hasta 5,43, por encima del 5% que la OMS establece para considerar controlable la pandemia.

Según los epidemiólogos, la rápida subida en la propagación del virus podría deberse a varios motivos, el principal de los cuales sería la extensión de las variantes más contagiosas, pero también a que se cumplen nueve días de la jornada electoral y quince en que se reabrieron gimnasios y se amplió en una hora el horario de bares y restaurantes.

Otro factor a tener en cuenta, según los epidemiólogos, es la relajación social de las precauciones ante tantas semanas de restricciones y la bajada de las temperaturas, que propician una mayor transmisión por hacer las actividades en interiores.

La consellera de Salud en funciones, Alba Vergés, avisó el lunes de que las UCI en Cataluña siguen llenas, por lo que ve necesario esperar antes de levantar restricciones para frenar la covid-19 en la comunidad autónoma. “El riesgo de una cuarta ola partiendo de esta situación es muy dramático”.

Advirtió de que Cataluña está en un “momento frágil”, razón por la que el Procicat se ha dado siete días para valorar si los contagios se han estabilizado o la incidencia del virus vuelve a subir, ha dicho.

En ese sentido, abogó por dar tiempo para que baje la presión asistencial y se noten los resultados de la vacunación en “semanas muy clave”, como ya ocurrió en sanitarios y ancianos en residencias, ya inmunizados.

Además, defendió ser prudentes al avanzar fechas para las flexibilizaciones, por “respeto” a las personas que tienen negocios y que están pendientes de poder abrir, o poder hacerlo más horas.

Preguntada por si puede salvarse la Semana Santa, contestó que su conselleria siempre intenta encontrar un equilibrio entre la sociedad y la situación epidemiológica, pero ha añadido: “Desde Salud nunca hemos trabajado en términos de salvar verano o Semana Santa”.

También dijo que en junio la situación era muy distinta porque el riesgo de rebrote era muy bajo, por lo que en verano “se pudo recuperar vida, y esto dio mucho aire a la sociedad” antes de las nuevas olas.

Después de anunciarse la inclusión del colectivo de 45 a 55 años en el plan de vacunación, ha explicado que puede haber “cambios” en los criterios de vacunación y que las personas de 55 a 70 pueden entrar en el plan también cuando se autoricen nuevas vacunas como la de Jansen, de una dosis.

Para los mayores de 80 años que no puedan desplazarse, ha explicado que Atención Primaria está diseñando un dispositivo de vacunación a domicilio, agrupando a seis personas para no perder ninguna dosis del vial.