“Desokupada” la última narcofinca del Raval en Barcelona

Los vecinos estaban hartos del consumo y venda de drogas en el bloque

Los agentes de ambos cuerpos, en la entrada de la finca
Los agentes de ambos cuerpos, en la entrada de la fincaGUARDIA URBANA DE BARCELONAEuropa Press

La Guardia Urbana de Barcelona ha desplegado hoy martes un importante dispositivo con equipos de orden público para desalojar once viviendas de un bloque totalmente “okupado” en la calle de Príncipe de Viana, en el Raval. El bloque número 14 de este piso, propiedad de un fondo de inversión, se había convertido en un foco de problemas.

Los vecinos lo habían bautizado como una “narcofinca”, donde se vendía y se consumía droga, con la generación de problemas que genera en el barrio. Los vecinos de este bloque de pisos han celebrado este desalojo. En total se han sacado más de 40 personas del edificio y se han detenido dos personas que tenían una orden de busca y captura. En el interior del bloque también había un menor de edad.

El Consistorio ha ordenado el desalojo vistas las condiciones de inhabitabilitad e infravivienda y los riesgos de seguridad del edificio, tal como determinó un informe técnico de Bomberos de Barcelona. Esta finca ha sido los últimos años un foco de actividad delincuencial que ha causado graves problemas de convivencia al vecindario del barrio.

El Ayuntamiento de Barcelona, según aseguran fuentes municipales, ha hecho seguimiento continuo de los problemas que se han producido a la finca los últimos años, y se ha pedido en reiteradas ocasiones al fondo de inversión Cerberus que acelerara las gestiones para desalojarlo y poder poner fin a la actividad delincuencial y a los problemas que eso ha ocasionado en el barrio.

Ante la inacción de la propiedad el Ayuntamiento ha actuado de forma subsidiaria, explorando la vía administrativa, para resolver la situación, desalojar el edificio, así como ha requerido en la propiedad que tome las medidas pertinentes para evitar la reocupación de la finca.

El desalojo, que se ha hecho con efectivos de la Unidad de Refuerzo por Emergencias y Proximidad (UREP), la unidad de intervención de la Guardia Urbana, se ha podido hacer sin graves incidentes, según fuentes municipales.

Esta unidad es el antiguo UPA, que el gobierno de Ada Colau decidió desmontar, asegurando que dejarían de hacer actividades de orden público. Durante los incidentes de esta última semana también han actuado para asegurar las detenciones que han hecho los Mossos y la Urbana de personas vinculadas a los saqueos y pillajes en el paseo de Gracia. También se han activado servicios sociales por si hay que dar respuesta a casos concretos.

Por otra parte, la misma Guardia Urbana de Barcelona, juntamente con agentes de los Mossos d’Esquadra, desmantelaron un punto de venta de droga en el barrio del Raval de Barcelona, según explicaron fuentes municipales la pasada semana.

Durante este operativo se ha detenido a tres personas, se han intervenido varias dosis de crack, dinero en metálico y una balanza de precisión.