El PSC presenta un plan “anti Vox” en el Parlament

El partido de Salvador Illa propone excluir “a la extrema derecha” de las “posiciones institucionales, siempre que sea posible”, según reza el documento

El candidato de Vox para el 14-F, Ignacio Garriga, junto al líder de Vox, Santiago Abascal, en rueda de prensa desde Barcelona al día siguiente de las elecciones
El candidato de Vox para el 14-F, Ignacio Garriga, junto al líder de Vox, Santiago Abascal, en rueda de prensa desde Barcelona al día siguiente de las eleccionesAndreu DalmauEFE

El PSC de Salvador Illa impulsa un plan para aislar a Vox en el Parlament tras los resultados del 14-F, que situaron a la formación de Santiago Abascal como cuarta fuerza en Cataluña por detrás de los socialistas (33), ERC (33) y Junts (32), aunque ha mucha distancia (11 escaños). El documento es un cordón sanitario ante “la presencia de la extrema derecha” en la cámara, según consta en el texto, para excluir a Vox de la Mesa del Parlament y de las mesas de las comisiones parlamentarias.

La comisión negociadora del PSC ha entregado el documento -el primero en este sentido pese al anuncio del independentismo de estar trabajando en uno propio- a los comunes en la reunión que ambos han mantenido esta tarde para abordar la formación de un hipotético Govern. La intención es que se someta a debate “entre los grupos” para “cerrar el paso a la extrema derecha en las posiciones institucionales del Parlament, siempre que sea posible”. La lista liderada por Ignacio Garriga logó con 11 escaños grupo propio en la cámara.

Entre las propuestas que se incluyen en el texto del PSC destaca especialmente la primera votación que deberá afrontar la nueva cámara derivada de las urnas para escoger a sus cargos de responsabilidad. En este sentido, los socialistas piden que los grupos coordinen sus votos para evitar que ningún diputado de Vox sea elegido miembro de la Mesa. Cabe recordar que el día de constitución de la cámara se realizan hasta tres votaciones: una para escoger presidente o presidenta, otra para las vicepresidencias (2) y la tercera para los integrantes de la mesa, cuatro secretarios en total. La fecha límite para esta sesión inicial es el 12 de marzo, día máximo que permite la ley para que arranque la legislatura tras la celebración de los comicios el pasado 14 de febrero.

En el documento se concreta que los grupos firmantes participarán en los debates parlamentarios abiertos a iniciativa de Vox y tendrán libertad para fijar su posición, aunque se pide “evitar en la medida que sea posible” las alusiones personales a los diputados del grupo de “extrema derecha” -no cita específicamente a Vox en ningún punto del texto- para que no tengan turnos extra de intervención.

El PSC también quiere evitar que la presentación de iniciativas legislativas colegiadas recaiga en un ponente de Vox, pero recuerda que la Comisión de Materias Secretas y Reservadas debe estar integrada por un miembro de cada grupo parlamentario, por lo que “no es posible excluir a la extrema derecha”.

Lo mismo ocurre con los intergrupos parlamentarios y los grupos de trabajo, aunque aboga por que se alcance un acuerdo con el resto de grupos para que ningún diputado de Vox sea coordinador de intergrupo o relator de un grupo de trabajo.

Por otro lado, los socialistas defienden que la Presidencia del Parlament debe ocuparla una mujer de izquierdas, “ante la propuesta independentista que apuesta por una Presidencia de la CUP o Junts”. Así se lo ha planteado el equipo negociador del PSC a los comunes este miércoles.