JxCat marca distancias con el acuerdo de Esquerra y la CUP para hacer cambios en los Mossos

Artadi asegura que tienen todavía que estudiar el pacto entre ambas formaciones y ha condenado rotundamente los ataques a la policía

La vicepresidenta de Junts, Elsa Artadi.
La vicepresidenta de Junts, Elsa Artadi.EUROPA PRESS EUROPA PRESS

Ya esta mañana, el conseller de Interior, Miquel Sàmper, ha atribuido la tibieza de JxCat en el rechazo a los ataques violentos de estas dos semanas en Cataluña contra los Mossos d’Esquadra a evitar dañar las negociaciones para formar Govern con la CUP. Pese a ello, la quema de la furgoneta de la Guardia Urbana, ha forzado a expresarse sin matices: por ello, la portavoz de JxCat, Elsa Artadi, ha salido hoy a condenar con rotundidad los graves disturbios del sábado y, también, ha marcado distancias con el acuerdo entre Esquerra y la CUP para hacer tres cambios en los Mossos d’Esquadra: supresión/moratoria de las balas de foam, veto a la presencia de los antidisturbios en los desahucios y que la Generalitat de retire como acusación particular contra activistas.

“Nosotros hemos pedido siempre no tomar decisiones en caliente. Desde JxCat hemos pedido un debate sereno, en frío”, ha respondido Artadi, que ha recordado que en el programa electoral de su partido iba una revisión de algunas de las cuestiones controvertidas de los Mossos d’Esquadra. En este sentido, también ha reclamado que el debate no solo se desarrolle en el Govern, sino que se desarrolle en el Parlament en el marco de una comisión de estudio para lograr un acuerdo con el máximo de fuerzas parlamentarias posible. “Cuando hablamos de revisar modelos y actuaciones, en ningún caso es una amenaza contra los Mossos. Al contrario”, ha matizado Artadi.

“Nos hemos emplazado a trabajarlo. Son elementos que se tienen que mirar bien y estamos a la expectativa de ver la documentación y el razonamiento y estrategias en cada uno de estos ámbitos”, ha dicho Artadi, en referencia a las tres cuestiones, y ha puesto como ejemplo la presencia de los Mossos d’Esquadra en los desahucios, que actúan como policía judicial y no bajo mandato de la Generalitat. “Hay que estudiarlo con tranquilidad”, ha afirmado. “La CUP ha ido poniendo aspectos en la mesa en materia antirepresiva que se debe ir hablando”, ha añadido.

Artadi sí ha puesto encima de la mesa un acuerdo marco entre las tres formaciones independentistas para actuar durante la próxima legislatura. El objetivo, según la portavoz de JxCat, es pactar antes cómo responder ante los posibles obstáculos que vayan teniendo que afrontar para evitar caer de nuevo en las divergencias de la legislatura pasada. “Llamamos a acordar cómo actuaremos para defender la soberanía del Parlament y a abandonar un Parlament sometido que no ha representado a la ciudadanía”, ha dicho Artadi, referencia a posibles interferencias del Poder Judicial.

En este sentido, una de las primeras divergencias de la próxima legislatura podría ser qué trato se da a Carles Puigdemont y Lluís Puig, que están en Bélgica, pero han ido en las listas electorales y han conseguido un acta de diputado. Esta circunstancia se abordará en la próxima reunión con Esquerra y la CUP, después de que en la pasada legislatura fuera fuente de fricciones. No obstante, Puigdemont queda descartado para ser diputado en el Parlament porque tiene intención de seguir en el Parlamento Europeo y es incompatible estar en ambas cámaras a la vez.