FC Barcelona

Del “Barçagate” al “Bartogate”

Bartomeu y Masferrer quedan en libertad con cargos mientras que la juez desvincula al club de la causa investigada

La entrada de las oficinas del FC Barcelona, en el Camp Nou. Matthias Oesterle/dpa
La entrada de las oficinas del FC Barcelona, en el Camp Nou. Matthias Oesterle/dpaDPA vía Europa PressDPA vía Europa Press

La jueza que instruye la investigación del caso conocido como “Barçagate” decidió no imputar al FC Barcelona, como entidad, pero sí al ex presidente entre 2014 y 2020, Josep Maria Bartomeu, y a otros tres ex directivos de su círculo más próximo. Uno de ellos es su ex jefe de gabinete de la presidencia, Jaume Masferrer.

De esta manera, el caso de un presunto desvío de fondos para una campaña en las redes sociales queda desvinculado del club y está acotado ahora al ex presidente y su entorno, teniendo en cuenta que los cuatro investigados ahora no tienen ninguna vinculación con el FC Barcelona.

Bartomeu y Masferrer pasaron ayer a disposición judicial sobre las 11.30 horas. Tras acogerse a su derecho a no declarar, se deslizó que lo más probable es que ambos salieran en libertad con cargos. Y sucedió. Bartomeu y Masferrer salieron de la Ciudad Judicial de L’Hospitalet de Llobregat por una puerta lateral que da acceso a zona de calabozos donde se custodia a los detenidos, con lo que pudieron esquivar a las cámaras que les esperaban en los accesos principales.

La causa, que se inició en mayo de 2020, sigue abierta por los presuntos delitos de administración desleal y corrupción en los negocios. La jueza levantó precisamente en la misma mañana el secreto de sumario este mismo martes, motivo por el cual las defensas han recomendado a sus representados no declarar, ya que no habían tenido tiempo para estudiar la causa.

Los investigados presuntamente fraccionaron contratos a la empresa 13Ventures para esquivar los mecanismos de control interno del club y con la idea de impulsar una campaña de desprestigio en redes sociales a jugadores y ex directivos del club, explicaron fuentes jurídicas.

Tras casi un año de investigación, la jueza ha comunicado este martes que el club no puede considerarse un posible implicado en los hechos investigados sino un perjudicado.

Por eso, ha rechazado que la plataforma Dignitat Blaugrana --quien presentó la primera denuncia sobre el caso-- continúe ejerciendo la acusación particular en la causa, si bien la asociación puede constituirse como acusación popular, para lo que debería depositar una fianza.

En cambio, el FC Barcelona sí podría personarse en la causa como acusación particular, al considerarse que el club resultó perjudicado, sin necesidad de consignar fianza.

Al levantarse el secreto de sumario se ha dejado al descubierto toda la carga probatoria que se han recabado en contra de los que fueron mandatarios azulgranas. La magistrada mantiene al Barça como parte perjudicada por la actuación de la anterior junta directiva en la contratación de la empresa I3 Ventures para la monitorización de las redes sociales. Existía la posibilidad de que el Barça pudiera acabar imputado en la causa, como persona jurídica, posibilidad que se ha descartado. Desde el 7 de julio de 2020, el FC Barcelona a través de su abogado Carles Monguilod, está personado en la causa del Barçagate como perjudicado.

A raíz de esta investigación iniciada en julio de 2020 tras recibir la denuncia del grupo de socios Dignitat Blaugrana, los Mossos d’Esquadra detuvieron el lunes a primera hora de la mañana a Bartomeu y Masferrer, así como también a dos cargos que siguen en nómina del Barça: el director general, Òscar Grau, y el responsable de los servicios jurídicos, Román Gómez-Ponti. Los cuatro se negaron a declarar ante la policía.