Investidura en Cataluña: Esquerra y la CUP acercan posturas en temas sociales

Republicanos y anticapitalistas se reúnen por cuarta vez para abordar la próxima legislatura

El número cuatro de la CUP a las elecciones y portavoz de Alerta Solidària, Xavier Pellicer.
El número cuatro de la CUP a las elecciones y portavoz de Alerta Solidària, Xavier Pellicer.EUROPA PRESS EUROPA PRESS

Tanto Esquerra como la CUP hicieron una apuesta por el eje social durante la campaña electoral y ahora, superado el 14 de febrero, están demostrando que es desde ese ámbito desde el cual están acercando posturas en las conversaciones que están manteniendo para la investidura de Pere Aragonès. Republicanos y anticapitalistas han mantenido hoy la cuarta reunión y en ella han abordado “propuestas concretas en los ámbitos del rescate social y la reconstrucción y transformación” de Cataluña.

En concreto, según ambas formaciones, las conversaciones se han centrado en la vivienda, la salud y el refuerzo de los servicios públicos. Esquerra ha subrayado que ha sido una reunión en la que los dos partidos “han podido dar un paso adelante en las negociaciones y donde ha habido buena sintonía”. La CUP, más prudente, se ha limitado a destacar que han avanzado en propuestas de rescate social, nuevo modelo de país y la autodeterminación.

La CUP ha recordado que también siguen trabajando para materializar en los “próximos días” un acuerdo en materia “antirrepresiva” y de vivienda, abordado en la reunión del pasado viernes. Los cuperos sitúan ambos ámbitos como “hemorragias” a remendar de manera urgente y ponen cuatro exigencias: suprimir las balas de foam, vetar la presencia de los antidisturbios en los desahucios, retirar a la Generalitat como acusación particular en defensa de los Mossos d’Esquadra contra activistas y acabar con la “impunidad” ante las “malas praxis” de la policía catalana.

Lo cierto es que estos avances entre Esquerra y la CUP contrastan con la poca participación de JxCat. El partido de Carles Puigdemont y Laura Borràs se ha reunido en tan solo dos ocasiones con los republicanos y están priorizando, sobre todo, el “procés”, un ámbito que ni Esquerra ni la CUP están abordando, de momento.

Tampoco hay alineamiento con JxCat en material policial. El preacuerdo entre Esquerra y la CUP para trabajar en cambios a corto plazo en los Mossos d’Esquadra disgusta al partido de Puigdemont, que pretende dejar para más adelante esta cuestión ya que considera que requiere de un “debate sereno” en el Parlament y con expertos. Y los anticapitalistas han dejado claro hoy que no están dispuestos a retrasar los cuatro cambios que exigen ya que los consideran “consensos de país”.

Los cuperos, asimismo, han vuelto a mostrarse predispuestos a asumir responsabilidades en el Parlament o el Govern pese a las consecuencias que puedan haber en sus actuaciones. En este sentido, el número 4 de la CUP, Xavier Pellicer, ha matizado también que el objetivo del partido “no son las sillas” sino el programa y ha subrayado el papel que tienen que desempeñar en el Parlament: frenar a Vox y desoír todas las advertencias que lleguen del Tribunal Constitucional sobre iniciativas parlamentarias inconstitucionales.

En cualquier caso, Pellicer ha sido firme y ha asegurado que no harán de “muleta” en la próxima legislatura si Cataluña sufre el “desgobierno” de los últimos años. Ha advertido de que solo se comprometerán con la gobernabilidad para emprender un “nuevo ciclo” en la política catalana.