Vox se querella contra las “bandas terroristas” que han incendiado las calles de Barcelona

Ignacio Garriga exige a la Fiscalía que ilegalice a todas las organizaciones que han estado detrás de los altercados y a las que no condenan la violencia

Varios contenedores arden tras la concentración este sábado ante la Delegación del Gobierno en Barcelona, en apoyo al rapero Pau Rivadulla Duró, conocido como Pablo Hasel.
Varios contenedores arden tras la concentración este sábado ante la Delegación del Gobierno en Barcelona, en apoyo al rapero Pau Rivadulla Duró, conocido como Pablo Hasel.Toni AlbirEFE

Vox quiere entrar con fuerza en el Parlament. De entrada, el partido liderado por Ignacio Garriga en Cataluña ha anunciado que se ha querellado contra “las bandas terroristas” que han incendiado las calles de Barcelona durante las dos últimas semanas y va a pedir a la Fiscalía que ilegalice a todas las organizaciones que han estado detrás de los altercados y a las que no condenan la violencia (por ejemplo, Arran o la CUP). “Los cachorros de Podemos y la CUP son los que siembran el terror en las calles. Hay que ilegalizar todas las organizaciones que no condenan la violencia y las bandas de terrorismo callejero”, ha afirmado.

Tras una reunión con los comerciantes del Paseo de Gràcia y las Ramblas, Garriga ha explicado que su partido perseguirá a todos los responsables de los altercados por la vía legal, pero también por la vía parlamentaria. En este sentido, ha asegurado que, una vez accedan a sus escaños en el Parlament, exigirán al Govern y a la conselleria de Interior, en concreto, que “desmantelen de inmediato a todas las bandas de terrorismo callejero”. “Las tienen identificadas perfectamente”, ha añadido.

Garriga ha acusado a la propia Generaliat de haber “impulsado” a todas las “bandas” que han “sembrado el terror” durante las últimas semanas en Barcelona (a veces, también, se ha extendido a otras ciudades) y ha cargado contra el “cinismo” del conseller de Interior, Miquel Sàmper, en su comparecencia en el Parlament lamentando los disturbios y los daños ocasionados.

En este punto, también ha advertido de que Vox estará vigilante y “no permitirá” que se modifiquen los protocolos en los Mossos d’Esquadra, en respuesta a las negociaciones para la investidura de Pere Aragonès, que contemplan un acuerdo entre Esquerra y la CUP para trabajar en cambios en la policía catalana a corto plazo. Entre estos cambios, se baraja una supresión/moratoria de las balas de foam o el veto a los antidisturbios para acudir a desahucios.

Finalmente, también ha criticado el “cordón sanitario” a Vox de los partidos independentistas y de izquierdas y ha asegurado que tienen voluntad de presentar a un candidato para ocupar un puesto en la Mesa del Parlament. “El cordón sanitario esta demostrando el carácter antidemocrático del separatismo y la izquierda”, ha afirmado.

Lo cierto es que tanto el “cordón sanitario” como la aritmética parlamentaria ponen las cosas muy difíciles a Vox para conseguir un puesto de mando en la Mesa del Parlament. Hay siete cargos (un presidente, dos vicepresidentes y cuatro secretarías) y para cada escala se celebra una votación: los más votados de cada votación consiguen la plaza.

El partido de Abascal tiene la intención de presentar un candidato y recibir los votos del PP y Ciudadanos. Entre las tres formaciones, sumarían 20 escaños, pero si el resto de formaciones (PSC, Esquerra, JxCat, CUP y Comunes) se unen y se prestan votos entre ellas podrían arrebatarle esa posibilidad. De momento, la presidencia (se debate entre JxCat y la CUP) y las vicepresidencias parecen apuntar a los partidos independentistas y el PSC.