Los Mossos detuvieron por error a la anarquista italiana de los disturbios por Hasel

El juez indica que la investigación de los altercados llevó a la mujer equivocada

Sara Casiccia, la anarquista detenida
Sara Casiccia, la anarquista detenidaLa Razón

Sara Casiccia es la mujer italiana de 36 años, italiana y anarquista, que ya fue puesta en libertad tras pasar 20 días en prisión acusada de intentar quemar vivo a un agente de la policía en Barcelona, durante los disturbios por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel.

Los agentes de los Mossos y la Guardia Urbana le identificaron por su ropa y le situaron en el lugar, pero su defensa ha exigido una prueba antropométrica positiva cuyo resultado, sin embargo, no ha sido concluyente. Ante las dudas, el juez la ha puesto en libertad este martes.

Casiccia ya ha sido puesta en libertad de la prisión de Barcelona en la que ingresó -sin fianza- junto con 6 italianos y un español acusada de pertenencia a organización criminal y homicidio en grado de tentativa. Pero los abogados que ejercían su defensa tenían un as en la manga y lo pusieron en juego: solicitaron una prueba antropométrica para determinar que la persona que se ve en las imágenes prendiendo fuego a la furgoneta de la Guardia Urbana en plenas protestas pro-Hasel era Casiccia. Las imágenes no pudieron servir de referencia para determinar las dimensiones del cuerpo y la cabeza de la acusada, por lo que el juez ha optado por ponerla en libertad a la espera de pruebas concluyentes.

“Del análisis de las imágenes se desprende que S.C. sería la persona que roció la furgoneta de la Guardia Urbana con algún tipo de líquido acelerante”. Así acusaron los Mossos d’Esquadra a una mujer de intentar quemar un furgón de la policía local barcelonesa con un agente dentro durante los disturbios del pasado en una manifestación de apoyo al rapero Pablo Hasel. La defensa de la investigada ha dado un giro al caso y ha demostrado que la Policía Autonómica detuvo a la persona equivocada.

La magistrada que mantiene la causa abierta por grupo criminal, tentativa de homicidio y otros delitos acuerda la libertad de la mujer tras atender el recurso de su defensa, que ejerce el penalista José Manuel del Río. En su recurso, el abogado argumentó que los Mossos d’Esquadra realizaron una “identificación claramente errónea” de la investigada tras aportar una prueba pericial antropométrica que, en base al visionado de las imágenes de los hechos, concluyó que “no caben dudas de que la persona que la lanza el líquido y S.C. no son la misma”.

Sara Casiccia es originaria de Turín y lleva ya varios años residiendo en Barcelona. Según el diario italiano “La Repubblica”, es una anarquista dedicada a la producción audiovisual, centrada principalmente en el circo y en la escena “underground”.

Casiccia pertenece al grupo de seis italianos detenidos por los Mossos d’Esquadra, junto a un español y un francés. De los ocho detenidos, 5 son hombres y 3 son mujeres. El mismo medio italiano da otros nombres que forman parte del grupo: Alberto Frisetti, Luca Callegarini y Ermanno Cagnassone.

El grupo anarquista organizó actos vandálicos de forma organizada y están acusados de delitos de pertinencia a grupo criminal, delito de tentativa de homicidio y los delitos de desorden público y daños, según los Mossos d’Esquadra.

Todos ellos actuaron de forma conjunta quemando la furgoneta y provocaron daños a entidades bancarias, tiendas y a mobiliario urbano, según el cuerpo policial catalán. Actuaban “siempre en grupo”, algunos realizaban la acción y el resto la protegían y daban cobertura y la vía de salida para evitar su detención.

El mismo sábado, durante los altercados, Mossos organizó un dispositivo con el objetivo de detenerlos. El grupo anarquista siempre tomaba precauciones y medidas de seguridad. También aprovechaban la gran cantidad de gente para promover los actos violentos, según Mossos d’Esquadra. El mismo sábado, el cuerpo policial de la Generalitat desplegaron un dispositivo específico con el objetivo de detener al grupo de 8 anarquistas.

Después de su detención, los Mossos realizaron dos entradas y registros en unas naves ocupadas en Canet de Mar y Mataró, por orden judicial. El objetivo era recoger pruebas e indicios. El mismo cuerpo policial no descarta más detenidos.

Los Mossos ubicaron a Casiccia y a sus otros compañeros en el lugar exacto en el que el sábado 27 de febrero, pasadas las 8 de la tarde, los ultras de izquierda que defendían al rapero condenado.