Barcelona ha interpuesto 2.600 multas a patinetes eléctricos en apenas tres meses

El Ayuntamiento intenta poner coto a este tipo de vehículos y anuncia que incrementará la vigilancia en las zonas más conflictivas

La difícil convivencia entre peatones y patinetes eléctricos se saldó con más de 8.000 multas el año pasado en Barcelona
La difícil convivencia entre peatones y patinetes eléctricos se saldó con más de 8.000 multas el año pasado en BarcelonaJ.J. GuillénEFE

La convivencia en la vía pública no siempre es fácil para los peatones. Cuando más o menos ya se habían acostumbrado a los ciclistas aparecieron los patinetes eléctricos y, con ellos, una nueva hornada de conductores poco acostumbrados a los protocolos viales. Sin ir más lejos, en los primeros meses de este año, la Guardia Urbana ha interpuesto hasta 2.600 denuncias a conductores de patinetes eléctricos por saltarse la normativa. La cifra es sorprendentemente alta, teniendo en cuenta que en todo 2020 el total de denuncias en patinetes eléctricos fue de 8.500.

Estas cifras llegan apenas 24 horas después de que el conductor de un patinete arrollase a una mujer de 58 años que se disponía a subirse a un taxi. El responsable de Seguridad de Barcelona, ante esta situación, Albert Batlle, ha pedido “civismo” y cumplir las normas de circulación y de “sentido común” ante las nuevas formas de movilidad, que producen, ha dicho, “nuevas formas de accidentalidad”. El teniente de alcaldía ha reconocido que esta realidad les preocupa. Batlle, no obstante, no ha dado detalles del accidente de este lunes y se ha limitado a decir que la Divisió de Trànsit de la Guàrdia Urbana lo investiga. El siniestro se produjo cuando una mujer que se disponía a coger un taxi en una zona habilitada fue embestida por un patinete eléctrico, que circulaba por el carril bici con el semáforo en verde, tal y como se ve en un vídeo publicado en diversos medios de comunicación.

Ante estos hechos, Batlle ha confirmado que la Guardia Urbana ha iniciado las investigaciones pertinentes y ha hecho una apelación “al comportamiento cívico” de los usuarios de patinetes eléctricos. El teniente de alcalde también ha recordado que desde enero -cuando entró en vigor la nueva normativa de la DGT- la Urbana ha incrementado “la vigilancia y las sanciones”.

Las zonas conflictivas, bajo el punto de mira

Se da el caso de que el atropello de este lunes se produjo en un tramo del nuevo carril bici de la calle de Aragón, pintado de forma específica para alertar de la proximidad con la parada de taxis, justo antes de llegar al semáforo del cruce con el paseo de Gracia. También hay una señal de ceda el paso pintado en el suelo.

Preguntado por los puntos conflictivos donde deben convivir vehículos de movilidad personal y peatones -como es el caso de la parada de taxis de Aragón-, Albert Batlle ha avisado de que la policía municipal redoblará la vigilancia para garantizar la seguridad de los transeúntes: “Por supuesto la incrementaremos en aquellas zonas que puedan ser más complicadas “, sentenció.