Cataluña se resiste a endurecer las restricciones pese a los indicios de cuarta ola

La Generalitat apela a la “responsabilidad individual” y pospone la revisión de las prohibiciones hasta después de Semana Santa

Thumbnail

Cataluña registró ayer 1.871 positivos y 22 fallecidos más por coronavirus que en el recuento del martes. La temida velocidad de reproducción de la enfermedad (rt) sube hasta 1,19. Con estas cifras en la mano, la Generalitat considera que es posible frenar la cuarta ola sin aplicar nuevas restricciones apelando a la responsabilidad de los catalanes. Este ha sido el mensaje que ayer quisieron trasladar tanto la consellera de Salud, Alba Vergés, como el conseller de Interior, Miquel Samper a las puertas de las festividades de Semana Santa.

«Esta Semana Santa tenemos que respetar las medidas. Está en nuestras manos frenar el crecimiento de la pandemia», aseguró Vergés junto al secretario general de Salud, Marc Ramentol, quien ratificó el llamamiento a la prudencia de la consellera ante unos «días críticos» porque, según él, lo que suceda esta Semana Santa terminará de dibujar el comportamiento epidémico de la cuarta ola de la pandemia. Sobre el plan de vacunación en Cataluña, la consellera reivindicó que ha tomado «fuerza e intensidad» tras administrar cerca de 60.000 dosis el martes, la cifra más alta desde el inicio de la campaña. Vergés ha precisado, en el marco de la vacunación a los más vulnerables al virus, que en un solo día han pasado del 37 al 44,7% de la población de 80 años o más vacunados en primera dosis: «Hemos de protegerlos».

La consellera quiso remarcar que «es importante la implicación de toda la sociedad, de todos los sectores económicos y sociales que están sufriendo las consecuencias de esta pandemia». Vergés explicó que, por este motivo, se han reunido con representantes de los ámbitos de la cultura, el comercio, la hostelería, la restauración y los deportes, a los que “hemos trasladado la información actual de la epidemia y que juntos podemos detener esta cuarta ola». También se han hecho reuniones «con el mundo local, que implica y da respuesta a la pandemia junto con el gobierno», dijo Vergés.

Medidas vigentes

Ramentol añadió que «hay ventana para la esperanza y una oportunidad para dar margen a las medidas vigentes» si hay una responsabilidad colectiva. Vergés también se ha pronunciado sobre el posible cambio de medidas y ha defendido que «es importante no especular sobre las medidas del futuro». «La respuesta a la situación actual debe ser desde hoy, no a partir del 9 de abril. Con la máxima implicación, reduciendo interacción social y riesgos a todos los niveles, esto es lo que nos dará más garantía de cara al futuro», apuntó.

Al respecto, preguntado sobre la posibilidad de retornar al confinamiento comarcal después de la Semana Santa, el conseller de Interior, Miguel Samper, sin embargo, admitió que «la lógica hace pensar que si los índices empeoraran lo normal sería un paso atrás «y volver a restringir la movilidad”.

Preguntada sobre la ley que ha entrado en vigor sobre la obligatoriedad de las mascarillas, Vergés ha recordado que en Cataluña ya se reguló y que la cuestión se ha tratado esta mañana en la reunión del Consejo Interterritorial de Sanidad. También expresó su sorpresa por el hecho de que esta ley, aprobada por haber terminado todo el trámite parlamentario, no se haya hecho decaer, teniendo en cuenta que la población tiene asumido el uso de la mascarilla.

Así las cosas, el mes de marzo termina con una velocidad de transmisión del 1,19, cuando hace trece días todavía estaba por debajo del 1, el umbral que indica expansión de los contagios; y con un riesgo de rebrote a 267 puntos, más cerca de los 300 puntos que de los 200. Una Rt de 1,19 significa que cada cien personas con Covidi contagian 119 personas más, de media, La incidencia a 14 días por cada 100.000 habitantes también continúa subiendo, y ya supera los 225 casos. También aumenta la positividad en las pruebas realizadas: es del 5,67%.