Cataluña vuelve al confinamiento comarcal desde este viernes hasta el 19 de abril

La autonomía tomará esta medida para limitar de nuevo la movilidad y trata de rebajar la presión hospitalaria

Un Mosso d'Esquadra para a un coche durante el control policial por el confinamiento perimetral en la C-17 a la entrada de Ripoll, en Girona (España), a 24 de diciembre de 2020. Los controles de movilidad se producen debido a que la Generalitat cerró desde las 00 horas del pasado miércoles y durante 15 días las comarcas de la Cerdanya i el Ripollès por presentar una elevada incidencia de casos y positividad de covid-19.
24 DICIEMBRE 2020
Glòria Sánchez / Europa Press
24/12/2020
Un Mosso d'Esquadra para a un coche durante el control policial por el confinamiento perimetral en la C-17 a la entrada de Ripoll, en Girona (España), a 24 de diciembre de 2020. Los controles de movilidad se producen debido a que la Generalitat cerró desde las 00 horas del pasado miércoles y durante 15 días las comarcas de la Cerdanya i el Ripollès por presentar una elevada incidencia de casos y positividad de covid-19. 24 DICIEMBRE 2020 Glòria Sánchez / Europa Press 24/12/2020Glòria Sánchez Europa Press

El auge de contagios de coronavirus y, sobre todo, el incremento de la presión hospitalaria tras las vacaciones de Semana Santa han llevado a la Generalitat a tomar medidas de urgencia. De momento, la primera y única medida tomada es el regreso al confinamiento comarcal desde este viernes hasta el 19 de abril. El secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, ya advirtió ayer de que el ritmo de ocupación de las UCI en la autonomía era “insostenible” y esa alerta se ha traducido hoy ya en una decisión.

Argimon ha evitado decir hoy que Cataluña se encuentra ya en la cuarta ola, pero ha asegurado que la autonomía se encuentra en “fase ascendente” y, sobre todo, ha alertado de que el incremento de pacientes en UCI es “discordante” con el número de casos: es decir, proporcionalmente, hay más contagiados que acaban requiriendo UCI. Esto puede responder a la variante británica, aunque, de momento, es una posibilidad y nadie lo ha confirmado categóricamente.

De momento, el confinamiento comarcal es la primera medida tomada y, tanto Argimon como la consellera de Salud Alba Vergès ya han advertido de que las medidas se irán revisando en función de la evolución epidemiológica y no se descarta nada. “Lo primero que debemos hacer es reaccionar lo mas rápido posible después de 3 o 4 días de crecimiento intenso”, ha dicho Argimon, en referencia a las UCI. Vergès también ha puntualizado que la voluntad es buscar el “equilibrio” entre el intento de frenar la pandemia sin acentuar a “fatiga pandémica”.

Lo cierto es que la apertura de la movilidad ha arrojado datos preocupantes: por ejemplo, el pasado viernes se registraron colas a la salida del área metropolitana de Barcelona de más de 15 kilómetros. En concreto, la caída de la circulación fue tan solo del 6,2% con respecto a la etapa prepandemia (2019).

En estos momentos, las UCI ya se encuentran en escalada y cogiendo rumbo a la cuarta ola. Y el problema es que todavía no se ha podido medir el impacto de la Semana Santa y preocupa la influencia que pueda tener la variante británica. El punto de partida de la ocupación de camas UCI es alto: 392, cifra que se registró el pasado 26 de marzo. Desde entonces, no ha parado de crecer el número de pacientes y ahora ya se encuentra en 458 (es decir, en 12 días ha aumentado en 66 pacientes). El pico alcanzado en la tercera ola fue de 731 (1 de febrero); en la segunda, de 594 (10 de noviembre); y, en la primera, de 1.528 (6 de abril de 2020).

Los contagios también van al alza. La incidencia acumulada se halla en 240 casos por cada 100.000 habitantes cuando llegó a estar hace menos de un mes por debajo de 200. La Rt se encuentra en 0,93, lo que indicaría que la pandemia podría estar en retroceso, aunque algunos expertos muestran su escepticismo ya que creen que se estaría calculando en base a datos condicionados por la Semana Santa, donde se han hecho menos pruebas para detectar el coronavirus. En este sentido, una de las cifras que ponen en alerta es la tasa de positividad (la ratio de positivos por cada test de antígenos que se hace): en los últimos 20 días ha pasado de 7,98% al 13,96%.

En paralelo, sí que es cierto que el ritmo de vacunación empieza a acelerarse y es cada vez más alto. En este sentido, Cataluña, con una población de 7,5 millones de habitantes, ha administrado la primera dosis de la vacuna a 1.083.896. La segunda dosis se ha administrado a 446.532 personas.

La Generalitat alivió las restricciones justo a las puertas de Semana Santa con la apertura de la movilidad por toda la autonomía. También ha ido ampliando el horario de apertura de bares y restaurantes -pueden abrir hasta las 17 horas- y ha ido permitiendo cada vez más actividades deportivas (por ejemplo, en espacios cerrados, como los gimnasios). No obstante, se ha mantenido el cierre perimetral (no se puede ni entrar ni salir de Cataluña) y el toque de queda a las 22 horas.

Confinamiento metropolitano

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha propuesto hoy ampliar el confinamiento comarcal a confinamiento metropolitano que reúna a los 36 municipios del entorno de Barcelona. Si bien, Vergès ha reconocido que “tiene toda la lógica que Barcelona pueda pedir esto”, pero ha recalcado que para aceptarlo debe haber un gran consenso entre todos los municipios. “No podemos hacer cambio si no esta pedido por la mayoría de municipios. Siempre esta sobre la mesa y no descartamos nada”, ha matizado.