Los trabajadores de TV3 se revuelven contra la campaña de acoso a Cercas

El comité de empresa de la televisión pública catalana advierte contra el reparto de la dirección en las negociaciones entre Esquerra y JxCat y pide la “despolitización”

Imagen de los estudios de TV3.
Imagen de los estudios de TV3.

TV3 y sus trabajadores están cada vez de forma más recurrente en el punto de mira de todas las sensibilidades políticas (tanto constitucionalistas como independentistas). Por ello, el comité de empresa ha salido hoy al paso con un duro comunicado en el que ha advertido tanto a Esquerra como a JxCat contra el reparto de la dirección de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (ente que integra TV3 y Catalunya Ràdio) y ha arremetido contra el aumento de las “críticas” por la programación televisiva y las “campañas groseras, fanáticas e intimidatorias”, como contra Javier Cercas.

Así, de entrada, en el comunicado, los empleados de la televisión pública recuerdan que “ahora toca la aplicación de la Ley de 2019 que busca acabar con la gubernamentalización de los medios” públicos catalanes y “la designación partidista de sus directivos”, en referencia a Esquerra y JxCat, que también están negociando el reparto de cargo en las conversaciones que mantienen para desbloquear la política catalana con la investidura de Pere Aragonès.

En paralelo, cargan contra el incremento de las críticas desde “puntos de vistas muy opuestos” (es decir, desde todas las sensibilidades) en las últimas semanas a diversos programas, como el del “caso Pujol” o la serie comprada a Mediapro sobre el juicio del “procés”. También contra cómo se propaga desde las redes sociales campañas de acoso, como “la reacción visceral contra Javier Cercas” o los “insultos reiterados contra presentadores”. “Estas campañas de presión no son espontáneas y algunas tienen el interés de crear un determinado clima en las negociaciones secretas entre los partidos que buscan formar gobierno”, sospechan.

“Una de estas plataformas más activas, montada recientemente en las redes, usa hasta el logo de la CCMA”, señalan. “Y, en este descripción, no nos olvidamos de los intereses más particulares, como, por ejemplo, la repetición de tópicos sobre TV3 con el afán de promocionar libros”, exponen, en referencia, al exvicepresidente del Parlament (JxCat), Josep Costa, entre otros.

El comité de empresa también muestra la preocupación por la coincidencia de grupos opuestos (de todos los colores políticos) en pedir “sin vergüenza y de forma vengativa el despido de gran parte de la plantilla”. Por ello, la plantilla, compuesta por 2.300 trabajadores, reclama un “debate sereno” sobre los medios públicos y la “despartidización” de la CCMA comenzando por la aplicación de la Ley de 2019 para “dar estabilidad institucional, para que sea más plural y abierta al conjunto de la ciudadanía”.

La televisión pública catalana lleva ya tiempo concentrando las críticas tanto desde el constitucionalismo como desde el independentismo. Desde el constitucionalismo, las críticas empezaron ya con el inicio del “procés” y ahora se han acrecentado con, entre otras cosas, iniciativas del PSC, como la petición del cese del jefe de informativos. El partido de Salvador Illa exige reformar de arriba a abajo y trabaja en un plan específico que dará a conocer en las próximas semanas.

También Vox ha lanzado sus avisos. El partido de Ignacio Garriga ha asegurado que va a fiscalizar a los medios públicos catalanes y ha registrado 200 preguntas en el Parlament para conocer “qué criterios de neutralidad” siguen en TV3 y ha advertido de que contemplan llevar a los tribunales a quien fomente el odio contra Vox en la televisión pública catalana.

JxCat también se ha mostrado beligerante en los últimos meses contra TV3, como se ha podido desprender en algunas grabaciones a Pilar Rahola, en las que cargaba contra la pérdida de cuota en la televisión pública y revelaba las presiones contra su director para ganar presencia.