El Partido Popular quiere bajar el IRPF a rentas menores de 32.500 euros

Los populares registran una proposición de ley para poder ayudar a las clases medias que han sido las “más perjudicadas en esta crisis»

El líder del PP en el Parlament, Alejandro Fernández, en rueda de prensa en el Parlament
EUROPA PRESS
El líder del PP en el Parlament, Alejandro Fernández, en rueda de prensa en el Parlament EUROPA PRESSEUROPA PRESS EUROPA PRESS

Rebajar el impuesto del IRPF a las clases medias. Esta es la nueva medida registrada por el Partido Popular catalán y que, para su líder, Alejandro Fernández, supone una gran ayuda para las clases medias que «son las más perjudicadas en esta crisis». Además, el líder del partido ha destacado la importancia de una bajada remarcando que Cataluña es la comunidad con el IRPF más alto y una mayor presión fiscal. La rebaja del impuesto, según Fernández, «tiene que formar parte de la reforma fiscal profunda que necesita Catalunya porque bajar impuestos es generar empleo, rescatar familias y pymes, y propiciar la inversión».

El partido espera con esta modificación de la normativa vigente ayudar a aquellas personas que han sufrido de manera más dura los efectos de la covid. Para ello, una reducción del IRPF es primordial para el partido y así poder ser más competitivo en el panorama español y evitar la fuga de empresas y la falta de inversión de estas que se ha producido los últimos años en Cataluña.

Acerca de la normativa impositiva catalana, «la ley 24/2010 establecía una escala autonómica del IRPF que claramente penalizaba fiscalmente a las rentas más bajas, las que son inferiores a 30.000 euros; con la pandemia se ha agravado aún más este tipo de políticas: la ley 5/2020 establece nuevos tramos para las rentas más altas, pero no corrige ningún elemento de las rentas más bajas y sigue perjudicando de forma confiscatoria a las rentas medias», ha apuntado el líder del Partido Popular.

Además, lamentó que durante la pandemia la inversión en Catalunya se haya reducido un 22,7%, según dice, en comparación con Madrid, donde se ha incrementado un 23,6%, y asegura que esto demuestra que los «impuestos bajos son más propicios a la hora de generar inversión y crear empleos» y que es necesaria una reforma fiscal profunda.

Fernández ha insistido en que con esta reforma fiscal no se pretende «competir contra nadie, ni contra Madrid, ni Andalucía ni Castilla y León, sino dar bienestar: creo que ha habido mucha madriditis, igual que mucha barcelonitis o catalonitis en otras partes; la cuestión es que Catalunya no puede perder más el tiempo».

Aunque Fernández ha confirmado que la propuesta actualmente solo cuenta con el apoyo de su partido, aseguró que buscarán apoyos en otros partidos pero que aún no han tenido tiempo de hablar. La intención de los populares es conseguir el máximo apoyo posible, aunque saben que es difícil, sobretodo por los partidos que han reformado en los últimos años las normas impositivas.

Preguntado por la petición de los comuns a ERC de que cumpla el ultimátum a Junts para formar gobierno y abra una vía alternativa con ellos, Fernández insistió en que su postura es de aceptación del resultado electoral y de llamamiento a las formaciones que pueden hacer mayorías para formar gobierno, porque tienen la «responsabilidad».

Para él, ERC y Junts están demostrando que priorizan sus intereses de partido, pidió «no seguir agotando plazos» y llamó a formar gobierno porque cree que es necesario dar esa estabilidad a Catalunya. Casi tres meses después de la celebración de las elecciones en Cataluña, la comunidad no cuenta con gobierno. La batalla de los dos principales partidos secesionistas por el poder está lastrando la formación de un gobierno, hecho que dificulta la creación de nuevas legislaciones como las impositivas.