ERC emplaza a JxCat a “cumplir con su palabra”, apoyar un Govern en solitario y seguir negociando

Los republicanos reclaman de nuevo al partido de Puigdemont los apoyos para la investidura y denuncian estar en “tiempo de descuento”. Colau pide a Illa y a Aragonès que no sean “niños pequeños”

La secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta se dispone a intervenir en un un acto celebrado en el "Mirador del alcalde" en Montjüic
La secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta se dispone a intervenir en un un acto celebrado en el "Mirador del alcalde" en MontjüicToni AlbirEFE

Esquerra ha emplazado al partido de Carles Puigdemont “a cumplir con su palabra” y facilitar la investidura del candidato republicano Pere Aragonès y la formación de un Govern en solitario de ERC para después seguir negociando “sin la presión de una convocatoria electoral”. Un mensaje que ha lanzado el partido en plena cuenta atrás para evitar la repetición electoral: el miércoles 26, si no hay president, se disolverá de forma automática el Parlament y quedarán convocados los comicios para julio.

En este sentido, la secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha advertido de que, cuando ya han transcurrido tres meses desde los comicios, los partidos independentistas están “en tiempo de descuento, ya que si en diez días no se ha investido a Pere Aragonès se convocarán de forma automática nuevas elecciones”. Y para resolver la ecuación tras semanas de reproches y desacuerdos, los republicanos defienden que “sigue en pie la propuesta honesta y sincera de ERC para hacer un Govern (en solitario) de forma inmediata, con el apoyo de la CUP y de JxCat y, si es posible, también con los votos de los comunes”.

Se trata de formalizar la investidura de Pere Aragonès y evitar elecciones, aunque los republicanos dejan “la puerta abierta para seguir hablando y negociando sin la presión de una convocatoria electoral”. Según la portavoz , “sólo hay que cumplir con la palabra dada, y por este motivo emplazamos a Junts a cumplir con su palabra y a tener el mismo sentido de la responsabilidad que ha tenido siempre ERC en los momentos más cruciales de la historia de nuestro país”. “Pedimos ahora este mismo sentido de responsabilidad a Junts a fin de conseguir desbloquear esta próxima semana la investidura de Pere Aragonès”, ha reclamado Marta Vilalta.

Un mensaje dirigido directamente a la línea de flotación posconvergente después de que el secretario general del partido, Jordi Sànchez, asegurara hace unas semanas en una entrevista que cedería los votos que fueran necesarios a Aragonès para evitar la repetición electoral. Palabras que JxCat ha enmendado después de que los republicanos rompieran públicamente con el partido de Puigdemont para el Govern y optaran por emprender la vía del gobierno en solitario.

Colau entra en escena

Desde el ámbito de los comunes, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha pedido a Salvador Illa (PSC) y a Aragonès que dejen de portarse “como niños”, que hablen para buscar un acuerdo que permita conformar un nuevo Govern y, con ello, impidan una nueva convocatoria electoral que, ha dicho, “sería una ofensa a la ciudadanía”.

Sin embargo, los republicanos han rechazado explícitamente esta posibilidad y el socialista Salvador Illa pide paso: el exministro ha reprochado a ERC que diga que “quiere practicar el diálogo” y que, a la vez, esté “vetando” a su partido, que fue la fuerza más votada el 14-F. Su opción como vencedor de los comicios en votos es liderar el Ejecutivo en coalición con los comunes y el apoyo externo de ERC en la investidura, por lo que un escenario a la inversa -que el PSC dé apoyo a Aragonès- se antoja imposible.