El empresariado catalán reclama la ampliación del aeropuerto

Más de 200 entidades se reunirán en un acto reivindicativo este miércoles y pedirán un acuerdo entre Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento

AEROPUERTO DE BARCELONA
Varias personas transitan por la terminal 1 del aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona El PratAlejandro GarcíaEFE

Asociaciones y fundaciones económicas han defendido en un manifiesto aprobar la ampliación del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, porque “con su actual diseño y configuración, está agotando su capacidad”, informan los promotores del manifiesto este domingo a Europa Press.

El Aeropuerto rozó su capacidad máxima en 2019 -año previo a la pandemia- al acoger en sus instalaciones a cerca de 53 millones de viajeros, advierte el texto, entre cuyos firmantes están Cámara de Barcelona, Pimec, Foment del Treball, Círculo de Economía, Esade y Racc. Los promotores celebrarán un acto reivindicativo el miércoles 2 de junio para apoyar la ampliación prevista en el plan director: consiste en una nueva terminal satélite y en ampliar 500 metros una de las pistas paralelas, con una inversión estimada de 1.700 millones de euros en 2022-26.

Los firmantes del manifiesto aseguran que la pandemia ha causado una tregua no deseada a la actividad del Aeropuerto, aunque ahora “parece estar llegando a su fin”, y la ampliación podría contribuir a la recuperación económica de Catalunya tras esta crisis, y a su crecimiento.

OBJETIVOS DE COMPETITIVIDAD

El texto destaca la importancia de disponer de un aeropuerto “competitivo por todo lo que este significa en ocupación de calidad, capitalidad mediterránea, desarrollo industrial, logístico, innovador y de la economía del visitante”. También sostiene que la ampliación -cuya inversión es de entre 1.600 y 1.700 millones de euros- haría que el Aeropuerto pasara de generar el 7% del PIB de Cataluña al 9%, y atraería “iniciativas empresariales internacionales” hacia Barcelona, su área metropolitana y Cataluña.

Por todo esto, los firmantes defienden construir la terminal satélite ya prevista y alargar una de la pistas, obras que darían una “dimensión adecuada para lograr un papel destacado de hub”, así como mantener el campo de vuelo de 90 vuelos por hora con el que se hizo y se planteó su plan director vigente, que ahora se despliega totalmente.

De esta forma se reforzaría este papel de hub internacional para atraer vuelos intercontinentales y de larga distancia, porque “Barcelona tiene que poder escoger el tipo de visitante que le comporta más valor añadido en términos de conocimiento, inversión, tecnología y cultura”.

La ampliación debe caracterizarse por “su conectividad con Europa, y especialmente con el resto del mundo, con una importancia creciente de los vuelos transoceánicos”, y hace falta profundizar en la conectividad ferroviaria del aeropuerto, ya sea en Cercanías o AVE. Así, defiende una gestión del Aeropuerto de ‘kilómetro cero’ para superar las limitaciones -en sus palabras- que impiden abordar destinos interesantes para la sociedad catalana, y su ampliación permitiría “situar a Cataluña y Barcelona en el mundo, y no solo convertirse en un destino de turismo sostenible, sino dinamizar la actividad económica”.

Aena “se tiene que comprometer” a que las actuaciones proyectadas para consolidar el Aeropuerto compensen los espacios naturales afectados, y a la creación de un nuevo espacio natural del Delta del Llobregat con una ampliación de la superficie protegida superior al 25% de la actual. Por eso, el texto reclama el consenso de todas las administraciones y poblaciones implicadas mediante un diálogo “sincero” para hacer posible una ampliación compatible con la protección de la biodiversidad impulsando medidas compensatorias y proporcionadas.

PUERTO DE BARCELONA

La ampliación tiene que ser “plenamente conciliable con el Puerto de Barcelona” por el desarrollo armónico de ambas infraestructuras, y es inaplazable -dice literalmente- desde el punto de vista de la vertiente presupuestaria y regulatoria del sistema aeroportuario. A la vez, las entidades piden a Aena que mantenga “su compromiso con los planes de futuro” de los aeropuertos de Girona-Costa Brava y Reus (Tarragona) mediante inversiones, puesto que son imprescindibles en el sistema aeroportuario catalán y motores socioeconómicos. “Es necesario que se prioricen las infraestructuras públicas y privadas vitales para el país y para su desarrollo, que lepermita competir internacionalmente y permita reducir sudéficit histórico denunciado por la sociedad civil catalana”, concluye el manifiesto.