Llevan a la Generalitat ante la Justicia por la “discriminación” del castellano en la Selectividad

La entidad probilingüismo AEB interpone un recurso contencioso-administrativo ante el TSJC y pide medidas cautelarísimas

Un grupo de estudiantes al inicio del examen de selectividad en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.
Un grupo de estudiantes al inicio del examen de selectividad en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.

La Generalitat vuelve a ser fuente de polémicas por la lengua. La Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) ha interpuesto un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña porque entiende que la conselleria de Educación “discrimina” el castellano en los exámenes de la Selectividad, que se celebra entre el 8 y el 11 de junio. Según recoge la AEB, el Consell Interuniversitari de Catalunya ha dictado una instrucción que tiene “como objetivo obstaculizar” que el alumno elija el español para responder.

“Repartir primero los enunciados de examen en catalán y, solo si algún alumno lo pide, darle la versión en castellano y recuperar la versión en catalán. A efectos estadísticos, hay que hacer constar en informe cuántos se libran, en castellano, sin identificar los alumnos”, es la instrucción de la Generalitat, que, a juicio de la AEB, “desinforma” sobre la posibilidad de escoger el examen en cualquiera de las dos lenguas porque exige una “petición expresa” del alumno. “Es una clara discriminación por razón de lengua que el Consell Interuniversitari de Catalunya establezca, sólo por razones identitarias, una preponderancia del catalán sobre el castellano que perjudica claramente a los estudiantes que quieran desarrollar los ejercicios en castellano o en aranés”, añade.

La AEB ha pedido también medidas cautelarísimas ante la urgencia del examen, que empieza este martes. La entidad probilingüismo de referencia en Cataluña considera que la instrucción dictada por la Generalitat vulnera, en concreto, el derecho a la no discriminación ( art. 14 de la CE) y el derecho a la educación ( art. 27 de la CE) y, por ello, ha solicitado su nulidad. En total, cerca de 40.000 alumnos están llamadas a realizar las pruebas de acceso a la universidad (PAU).

El catalán se ha convertido en una recurrente fuente de polémicas desde que Jordi Pujol pusiera en marcha en los años 80 la inmersión lingüística. Los tribunales, en este sentido, han dictado en los últimos tiempos sentencias favorables al castellano, como el histórico fallo de diciembre del TSJC que imponía la obligación de impartir el 25% de las clases en español. El Govern, no obstante, ha evitado confirmar si cumplirá con esta resolución judicial.