Desalojados 12 pisos “okupados” en Lleida

Algunos vecinos se habían quejado de la situación que las viviendas provocaban al barrio

Uno de los jóvenes que vivía en los pisos okupados del barrio La Bordeta de Lleida.
EUROPA PRESS
10/06/2021
Uno de los jóvenes que vivía en los pisos okupados del barrio La Bordeta de Lleida. EUROPA PRESS 10/06/2021EUROPA PRESS EUROPA PRESS

Los Mossos d’Esquadra han empezado este jueves a las 7.00 horas a desalojar doce pisos okupados del número 18 de la calle Carrasco Formiguera de Lleida, en el barrio La Bordeta, propiedad de una entidad bancaria y cedidos a la Agència de l’Habitatge de Catalunya para alquiler social. Diez furgones de los Mossos d’Esquadra, una ambulancia, una furgoneta y operarios de una empresa de puertas se han concentrado delante del edificio del que los agentes han desalojado en las primeras horas a cinco personas.

Una de las vecinas que pagan alquiler social ha contado en declaraciones a los medios que los vecinos llevan dos años quejándose de las molestias de los okupas. “La situación era molesta, no sabías con quién te puedes encontrar, era gente extraña. Muchas veces llamaban a mi puerta, supongo que era para ver si vivíamos o no para ocupar el piso. Solían preguntar por alguien que no existía”, ha contado. Ante este mal estar vecinal, las autoridades han procedido para evitar que la tensión fuese en aumento.

La mujer, acompañada de su hija, ha añadido que muchas veces ponía la llave en la cerradura con miedo por si había okupas dentro. El desahucio estaba previsto para el 2 de junio: ese día la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) se concentró delante del edificio y no se ejecutó. Los efectivos de la policía destinados no pudieron acceder ni formar un perímetro por lo que se decidió posponer los lanzamientos

En los últimos días han abandonado el edificio algunos okupas y en algunos casos han contado con la mediación de los servicios sociales del Ayuntamiento. El edificio tiene okupadas otra veintena de viviendas que la Agència de l’Habitatge alquiló hace tiempo y que realquilaron los titulares del contrato, a los que la Generalitat ahora no localiza. Se desconoce por el momento cual será la estrategia seguida para estas viviendas.