El Rey evita el “procés” en su discurso junto al presidente de Corea del Sur ante los empresarios catalanes

El Monarca se centra en el apartado económico y los lazos que unen a España y el país asiático

Thumbnail

El Rey Felipe VI ha vuelto a Cataluña tres meses después de su última visita para presidir la cena inaugural de las jornadas del influyente Cercle d’Economía acompañado del presidente de Corea del Sur, Moon Jae-In, que está de visita de Estado con una agenda de marcado carácter económico. Y, en este sentido, el Monarca ha centrado todo su discurso en la economía ante los empresarios catalanes: ha puesto énfasis en los lazos comerciales que unen a Corea del Sur y España, donde Barcelona y Cataluña tienen un papel importante.

El Rey ha querido subrayar su voluntad por compartir con Corea del Sur “las fortalezas, las capacidades y las oportunidades económicas que existen y se ofrecen, aquí en Barcelona y Cataluña, así como en toda España”. Asimismo, también ha reclamado “confluencia y colaboración” del vértice empresarial, económico y político para salir adelante tras la crisis sanitaria.

A partir de ahí, el Rey ha destacado las relaciones comerciales entre España y Corea del Sur, impulsadas desde la entrada en vigor del Acuerdo de Libre Comercio entre Corea y la UE en 2011. “Las exportaciones españolas de bienes han triplicado prácticamente su valor desde ese año hasta 2019, mientras que las exportaciones coreanas a España se han duplicado en ese mismo período”, ha afirmado, antes de poner de relieve el sector del turismo, ya que la afluencia de visitantes coreanos a España es abundante (más de 600.000 en 2019).

El Monarca ha destacado que el encuentro sobre turismo que presidirá mañana el presidente de Corea del Sur en Cataluña “es todo un mensaje que demuestra el interés que compartimos en recuperar y aumentar la afluencia de visitantes en ambas direcciones”. “Y confío en que tengáis la oportunidad de disfrutar también de alguna de las muchas maravillas que ofrece esta ciudad única”, ha agregado.

El Rey también ha puesto de relieve la inversión coreana en España en sectores como la distribución comercial, la industria química, la ingeniería civil y, cada vez más, en el de las energías renovables; mientras que la inversión española en Corea se concentra en el sector automovilístico, en el inmobiliario y, con una destacada representación de empresas catalanas, en los sectores farmacéutico y químico.

“El papel del puerto de Barcelona es clave, pues canaliza más del 50% del total de las exportaciones coreanas por vía marítima hacia España; y esta relación se va a ver impulsada por el reciente acuerdo con el puerto de Busán para crear un centro logístico de gran tamaño en la ciudad condal”, ha asegurado. “En definitiva, podemos hablar de unas relaciones económicas y comerciales sólidas y crecientes entre nuestros dos países, aunque se hayan visto coyunturalmente afectadas por la actual pandemia”, ha añadido.

La visita del Rey a Barcelona ha estado, en todo caso, marcado de nuevo por las polémicas de la Generalitat. El president ha plantado al Monarca en la cena y ha delegado la representación de la Generalitat en la consellera de Presidencia, Laura Vilagrà. Pere Aragonès, no obstante, sí ha saludado al Monarca en un encuentro privado, aunque finalmente han trascendido las imágenes.