Puigdemont desdeña desde Waterloo el anuncio de los indultos: “Es una reedición del régimen del 78”

El expresident critica el acto de Pedro Sánchez junto al empresariado catalán. El Consell per la República también se mofa: “No nos hacen falta ridículas expresiones de amor”

El expresident Carles Puigdemont, atiende a la prensda tras la reunión que ha mantenido con los consellers de JxCat en el Govern
El expresident Carles Puigdemont, atiende a la prensda tras la reunión que ha mantenido con los consellers de JxCat en el GovernHorst WagnerEFE

Faltaba Carles Puigdemont por pronunciarse sobre el acto de Pedro Sánchez en Barcelona y el anuncio de los indultos que mañana aprobará el Consejo de Ministros. Y lo ha hecho desde Waterloo y a través de las redes sociales con un mensaje en el que tira de ironía -califica de “espíritu del Liceu” la jornada de este lunes- y carga contra la hoja de ruta del Gobierno socialista pese a que la medida de gracia permitirá que los nueve dirigentes condenados por el “procés”, varios de su partido, JxCat, salgan de inmediato de la cárcel. Es “una reedición del régimen del 78”, ha avisado el expresident de la Generalitat.

“Ha nacido el espíritu del Liceu. Nace para confrontarse con el espíritu del 1 de octubre y dar aire a los que pretenden neutralizar el independentismo a golpe de represión o de renuncia. El discurso en el atril de Pedro Sánchez no engaña a nadie: anuncia una reedición del régimen del 78”, ha sostenido en un mensaje en su cuenta de Twitter.

En el mensaje, Puigdemont aprovecha para echar mano del “espíritu del 1-O”, sobre el referéndum ilegal de octubre de 2017, y lo contrapone con la apuesta por el diálogo y la llamada a la “concordia” de Pedro Sánchez. Una referencia velada a favor de la vía unilateral que Oriol Junqueras aparcó hace dos semanas, en la antesala de los indultos de ahora.

Una crítica que llega después de que este domingo organizara un acto en la autodenominada Casa de la República acompañado por todos los consejeros posconvergentes del Govern Aragonès, con Jordi Puigneró, vicepresidente y su principal alfil en el Palau de la Generalitat, al frente. En él, JxCat y Puigdemont ya advirtieron y dejaron claro su argumentario ante la concesión de los indultos: creen que, en ningún caso es un “triunfo”, sino es un “autoindulto” de Sánchez ante la posibilidad de que Estrasburgo tumbe la sentencia del “procés”.

El Consell per la República se suma: “No necesitamos ridículas expresiones de amor”

Las críticas y la mofa de Carles Puigdemont han sido respaldada poco más tarde por el Consell per la República, la entidad que preside él mismo desde Waterloo: tras señalar a Sánchez como “uno de los responsables políticos del 155 y de la agresión más grande a las instituciones de los catalanes”, también carga contra la llamada “agenda del reencuentro”, una nueva “operación de distracción que no va acompañada de una reparación y reversión global de los abusos, las injusticias y del respeto a la voluntad del pueblo de Cataluña”.

“En la conversación política entre Cataluña y España no se necesitan palabras pomposas y ridículas expresiones de amor sino el coraje de reconocer la verdadera naturaleza del conflicto: el derecho a decidir nuestro futuro, el derecho a poder ser un estado independiente por vías democráticas y pacíficas”, denuncia el comunicado.

Críticas de “cinismo” y “marketing”

Este mediodía y tras el anuncio de Sánchez, Elsa Artadi ha apuntalado la estrategia de JxCat con una comparecencia pública en la que ha cargado contra Sánchez: “Es una auténtica farsa, la agenda del reencuentro es un cuento”, ha zanjado la portavoz, peso pesado de la posconvergencia y dirigente de la órbita del propio Carles Puigdemont.

Siguiendo la línea oficial del partido, Artadi se ha centrado en dos ideas que pasan por repetir que los indultos son un movimiento del Gobierno en previsión del varapalo europeo a la justicia española; y por pedir que Pedro Sánchez se deje de “propaganda” y “electoralismo” y acuda al Parlament a dar explicaciones. “Que intente convencer a la mayoría independentista”, señalan en Junts redoblando la presión también hacia Esquerra.

“Nos parece muy cínico que Pedro Sánchez diga desde Barcelona que se ha acabado la vía judicial cuando esta misma tarde tenemos que ir a acompañar a nuestros compañeros al Juzgado número 13. El Liceu no es el escenario para hacer una propuesta política, en el caso de que podamos considerar esto una propuesta política”, ha remachado Artadi. Otros dirigentes de JxCat como la propia presidenta del Parlament, Laura Borràs, también han cargado con dureza contra el presidente del Gobierno.