“Hay que romper el predominio del eje identitario en Cataluña para hablar más del eje ideológico”

Entrevista con el secretario general del PP en Cataluña, Santi Rodríguez

Santi Rodríguez, secretario general del PP
Santi Rodríguez, secretario general del PP FOTO: La Razón

Santi Rodríguez (Vilanova i la Geltrú, Barcelona, 1964) ha asumido recientemente el cargo de secretario general del PP catalán con el objetivo de impulsar a un partido que arrastra una dinámica electoral negativa desde 2015.

¿Cuáles son las principales medidas que tiene previsto adoptar como secretario general?

En principio, hay dos grandes áreas imprescindibles: reforzar la musculatura territorial del partido para preparar las elecciones municipales de 2023 y recuperar la fuerza que perdimos en 2019; y, también estamos trabajando en ámbitos sectoriales, intentando dinamizar los mecanismos que dispone el partido para incentivar la participación de los afiliados en asuntos políticos.

¿Qué diagnóstico hace de las elecciones del 14-F? ¿Qué le faltó al PP?

La falta de fuerza territorial fue uno de los elementos en el que flaqueamos, pero es una consecuencia de todo un ciclo electoral de resultados que no han sido positivos desde 2015. También se dieron otras circunstancias el 14-F, como errores propios: el principal fue sobre todo poner el acento en el eje ideológico porque en la ultima legislatura se habían estado haciendo políticas que atacaban aspectos como la propiedad privada, la educación, la seguridad. Entendíamos que este era el momento de poner el acento en estos aspectos, pero esto no ocurrió así porque el eje identitario siguió y con mucha fuerza y el eje ideológico quedó relegado a un segundo plano. Luego hubo otras circunstancias que ya no son tan controlables desde el propio partido, como la noticia del juicio a Bárcenas.

El eje identitario continúa ahora al alza. ¿Qué valoración hace el PP catalán de la manifestación de Colón?

Todas las manifestaciones no dejan de ser simbólicas. Hacemos una valoración positiva en el sentido de que reunió a mucha gente directamente en Colón, pero también hubo expresiones de otras formas ese mismo día para levantar la voz contra los indultos. No resuelven ni mucho menos un problema ni cambian la opinión de un gobierno sobre qué tiene que hacer, pero, como mínimo, sirven para expresar el desacuerdo con la medida.

¿Por qué el PP catalán ha evitado salir a recoger firmas?

Sí, el PP catalán recoge firmas, pero no de la misma manera que en otros lugares de España. La situación social en Cataluña y España es distinta porque en el resto de España la posición de la ciudadanía es contraria a los indultos y en Cataluña es exactamente al revés. En Cataluña estamos recogiendo firmas aunque se decidió no hacer acciones especificas como la instalación de carpas. Se están recogiendo en las sedes y se hace campaña por Internet. Pero insisto, son actos simbólicos porque porque haya más o menos firmas no se va a resolver la cuestión planteada. Son actos simbólicos que estamos haciendo con mayor o menor intensidad, pero no pone en duda cuál es el posicionamiento del PP Cataluña en relación a los indultos, que es el mismo que se defiende a nivel nacional.

¿Se encuentran incómodos en esta estrategia?

No es que sea incomodad, sino que movilizar a los afiliados cuesta mucho y en una situación en que el ecosistema no es favorable, cuesta mucho más.

¿Qué valoración hace de la campaña actual y la de 2006? Ahora hay muchas menos firmas.

Cuando se hace una actuación de estas características está el riesgo de que se puedan hacer comparaciones. No se pueden comparar porque no se pueden comparar los momentos, ni las formas ni el alcance. El Estatut tuvo un alcance más amplio que un hecho concreto como el de los indultos. Si los objetivos son distintos, la movilización de la ciudadanía, también.

¿Cree que fue fallida en 2006 con el Estatut visto con perspectiva?

No debemos valorar la recogida de firmas de 2006 con independencia de la coyuntura que se vivió en 2006. Hubo el pacto del Tinell, un cordón sanitario al PP, un acuerdo para un nuevo Estatut dejando al margen al PP, principal partido de España, tanto en el Parlament como Congreso y esto tuvo como consecuencia un rechazo mayor.

¿Qué propuesta tienen para ampliar la base constitucionalista y vencer al independentismo, mas allá de la vía jurídica?

Nos han llevado a una situación en los últimos 10 años en que la sociedad catalana esta dividida: los movimientos electorales se producen entre los bloques, no hay un trasvase de votos entre un bloque y otro y eso es debido a que el eje identitario predomina en Cataluña y, por eso, intentamos romper ese debate continuo para hablar más del eje ideológico porque estamos convencidos que en nombre de esa identidad se esta avanzando y legislando hacia un modelo de sociedad que la mayoría de la sociedad catalana no comparte.

El PP ha formulado recientemente cambios internos, ¿a qué obedecen?

Partimos de unas elecciones en que el resultado no es el deseable y se detectan unas deficiencias. A partir de ahí, es cuando se decide hacer una serie de cambios: el primero es la reconfiguración de la dirección en Cataluña; y, el segundo son las provincias. Es cierto que tocaba celebrar congresos provinciales, pero tienen que servir para impulsar al partido sin ningún riesgo de división, como vimos que podía ocurrir en alguna provincia. Ante esa circunstancia, optamos por nuevas direcciones y los estatutos lo permiten. Con estas nuevas direcciones, pretendemos relanzar el partido a nivel provincial y celebrar los congresos en un plazo de entre uno y tres años.

¿Cuál es la perspectiva del partido para las elecciones municipales?

Lo estamos terminando de concretar y definir cuáles serán los objetivos. Hemos de tener en cuenta la configuración geográfica de Cataluña, donde la población se concentra en unos pocos municipios. Aspiro a poder presentar candidaturas con garantías para que el 90% de la población de Cataluña pueda coger una papeleta del PP, lo que no significa presentar candidatos en el 90% de los 947 municipios. Sino que supondrá presentar candidaturas en el 40% de los municipios.

¿Están dispuestos a integrar una candidatura con Vox en algunos municipios?

No sé si es lo más adecuado porque, en estos momentos, en Cataluña, Vox tiene dos concejales en Salt y el PP tiene 68. Si estamos hablando de ampliar el espacio, no me da la impresión que, en estos momentos, una integración con Vox vaya a ser la mejor opción. Lo que pretendemos es hacer personas y no absorber proyectos políticos.