Illa y Armengol unen fuerzas contra una “visión centralista y egoísta” de España

El dirigente del PSC y la presidenta de Baleares se reúnen para abordar la actualidad política y defienden un país “rico en su diversidad”

El presidente del grupo parlamentario Socialistas-Unidos para Avanzar y jefe de la oposición en el Parlament de Cataluña, Salvador Illa, se ha reunido este miércoles con la presidenta de Baleares, Francina Armengol.
El presidente del grupo parlamentario Socialistas-Unidos para Avanzar y jefe de la oposición en el Parlament de Cataluña, Salvador Illa, se ha reunido este miércoles con la presidenta de Baleares, Francina Armengol.CATI CLADERAEFE

Salvador Illa se ha desplazado este miércoles a Baleares para reunirse con la presidenta Francina Armengol y unir fuerzas de cara al debate territorial que está atravesando España en los últimos tiempos. El exministro de Sanidad y futuro líder del PSC ha sido claro y ha confrontado su visión -que comparte Armengol- de una España “rica en su diversidad” frente a la “visión centralista, uniformadora, más cerrada y egoísta que defienden otros”, en alusión velada a la Comunidad de Madrid y el PP.

“Hay una España en la que me siento reconocido, que es la España rica en su diversidad, creatividad, que permite que las diferentes expresiones que conviven se puedan expresar libremente y eso da fuerza al proyecto común en el que me siento comprometido de una España en un marco de una Europa cada vez más federal”, ha afirmado, en declaraciones a los medios, antes de dar una conferencia ante el Cercle d’Economía de Mallorca.

Precisamente, en ese encuentro con empresarios, Illa ha asegurado que tiene intención de trasladar su visión de cómo están las cosas en Cataluña. Y, a su juicio, ha habido un cambio de “clima político” desde las elecciones autonómicas del pasado 14 de febrero. En esa cita con las urnas, Illa venció, pero se quedó sin la presidencia de la Generalitat porque se quedó sin suficientes apoyo en el Parlament. Desde la oposición, no obstante, está lejos de asumir un papel de bloqueo y está mostrando voluntad de entendimiento y de rebajar los decibelios de la política catalana tras una década de tensión por el “procés”.

“Desde el 14 de febrero hay ganas de cambiar de rumbo”, ha sostenido, aunque ha avisado de que Cataluña, a través de sus instituciones, debe de “estar más presente en los debates que nos afectan a todos”, en referencia a los foros multilaterales, como la Conferencia de Presidentes autonómicos, donde Pere Aragonès se ausentó.

En cualquier caso, el encuentro entre Illa y Armengol pone de nuevo de relieve el debate sobre el modelo territorial que se arrastra en los últimos años en España: un debate que incluye tanto la organización del territorio (los socialistas quieren avanzar hacia el federalismo) como la financiación y la fiscalidad.

Presupuestos

Illa ha asegurado también que su voluntad pasa por defender los “intereses generales de Cataluña” y, estos, pasan por que haya presupuestos tanto en España como en la autonomía. En este sentido, ha pedido “responsabilidad”, en un llamamiento sobe todo dirigido a Esquerra, que tiene la llave de las cuentas tanto en Barcelona como en Madrid.

En Barcelona porque tiene la opción de pactarlos tanto con la CUP (aunque se hace complicado por ahora por las exigencias y el malestar de los anticapitalistas) como explorar la vía del PSC (los socialistas catalanes están dispuestos a hablar si la mayoría del bloque independentista fracasa). Y, en Madrid porque se ha postulado como el socio preferente y determinante del Gobierno para aprobar las cuentas en el Congreso.

Cataluña arrastra los presupuestos de 2020, que se elaboraron antes de la irrupción de la pandemia. Para abordar estas cuentas, eso sí, Illa ha exigido de nuevo un “diálogo entre catalanes”: es decir, una mesa de diálogo entre las fuerzas políticas del Parlament paralelo a la mesa de diálogo entre Govern y Gobierno.