El Govern se planta y no avalará ninguna ampliación del aeropuerto de Barcelona que “destroce” La Ricarda

El proyecto centra la jornada de convivencia organizada por el Ejecutivo de Aragonès para limar asperezas entre socios a las puertas de la Diada

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, posa junto a su equipo de gobierno antes de una jornada de trabajo llevada a cabo este sábado en Vall d'en Bas (Girona) para enforcar el nuevo curso político
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, posa junto a su equipo de gobierno antes de una jornada de trabajo llevada a cabo este sábado en Vall d'en Bas (Girona) para enforcar el nuevo curso políticoDavid BorratEFE

La ampliación del aeropuerto de Barcelona, una obra que ya colecciona polémicas y desencuentros en su fase más embrionaria, centró ayer las primeras jornadas de convivencia organizadas por el Govern de Pere Aragonès para limar asperezas entre socios. El debate y las preguntas giraron en torno al proyecto después de que el viernes se abriera la caja de Pandora a raíz del plan esbozado por Aena: el Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA) que el gestor presentó prevé ampliar la capacidad de vuelos con la extensión de la tercera pista hacia el este, lo que supondría afectar a la laguna de La Ricarda, espacio natural protegido por la red europea Natura 2000.

Tras el vodevil de críticas generado –los comunes acusaron al Ejecutivo catalán de «mentir» y pactar a hurtadillas el proyecto–, el president Aragonès salió al paso y exige directamente al Gobierno de Pedro Sánchez que rectifique «de forma urgente». Un aviso que este sábado ha secundado todo el Ejecutivo: «No se avalará ninguna propuesta que destroce la laguna de La Ricarda», ha advertido la portavoz Patrícia Plaja.

Así lo ha subrayado este sábado en una rueda de prensa posterior a la citada «jornada de trabajo» que el gabinete llevó a cabo en la Vall d’en Bas (Girona) encabezada por el presidente de la Generalitat, que contó con la participación del conjunto de consellers de JxCat y ERC y de los respectivos secretarios generales con el objetivo de enfocar el nuevo curso político justo antes de la Diada.

Y es que, según el Ejecutivo, la reforma del aeropuerto «se deberá hacer en los términos y condiciones que se pacten en el Plan Director» –aún pendiente de elaboración– aunque en ningún caso la Generalitat apoyará ni avalará una «reforma o propuesta que destroce la laguna de La Ricarda», espacio natural protegido por la red europea Natura 2000. «La protección medioambiental es la línea roja», avisó. Y aquí radica uno de los puntos clave de la ampliación del aeropuerto, según la Generalitat: la laguna protegida de La Ricarda es intocable para el Eecutivo de Aragonès, que reclama que la afectación en el resto de espacios protegidos de la red Natura 2000 sea mínima.

Lo que indica el plan provisional de Aena es lo siguiente: «La ampliación del campo de vuelos, y concretamente de la pista 07R/25L y sus rodaduras asociadas hacia el este, manteniendo el umbral para aterrizajes en la ubicación actual, afectaría a zonas de la Red Natura 2000, por lo que es precisa también la inclusión de las actuaciones correspondientes a las medidas compensatorias y de los terrenos que fuera necesario adquirir a tal fin, en las inversiones 2022-2026», consta en el documento, un borrador que está previsto que se apruebe en su versión final en el Consejo de Ministros antes del 30 de septiembre. Por ello, Aena defiende que nada de lo que consta en el plan difiere de lo pactado. Y este sábado por la tarde el socialista Salvador Illa ha defendido una ampliación con el máximo respeto al medio ambiente y ha cargado contra aquellos que contraponen el crecimiento económico al entorno ya que es posible conjugar ambos aspectos.

Eso sí, cualquier operación debe recogerse en el plan director y contar antes con el aval de la Comisión Europea.

Hay que tener en cuenta que el plan de Aena levantó en un primer momento distintas ampollas en el seno del propio Govern: después de que el departamento de Territorio –en manos de JxCat y el vicepresidente Jordi Puigneró– defendiera que nada había cambiado y que el proyecto de ampliación se tiene que definir y desarrollar en el plan director, el president Aragonès estalló al exigir «explicaciones» y «la rectificación» de Aena por su afectación sobre el territorio. Este sábado, y en un nuevo intento de apaciguar las críticas, Plaja ha querido enviar un «mensaje compartido» del Ejecutivo catalán y ha recalcado que «no es objeto de debate» avalar una reforma del aeropuerto que implique afectar La Ricarda.

La CUP amenaza con los presupuestos

La diputada de la CUP Eulàlia Reguant advirtió este sábado al president que la ampliación del aeropuerto o los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030 «alejan la posibilidad de llegar a un acuerdo en materia de presupuestos». «Están caminando en sentido contrario al espíritu del acuerdo y, por tanto, alejan la supuesta bandera progresista, feminista, verde y democrática que enarboló Aragonès en su investidura», ha avisado sobre las líneas rojas de los antisistema.