A la caza de personas LGTBI en Cataluña

Los Mossos aumentan su especialización en este tipo de delitos

Protesta en Barcelona contra las agresiones homófobas, el pasado julio. Matthias Oesterle/ZUMA Press Wire/dpa
Protesta en Barcelona contra las agresiones homófobas, el pasado julio. Matthias Oesterle/ZUMA Press Wire/dpa FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

El conseller de Interior de la Generalitat, Joan Ignasi Elena, ha advertido este miércoles de que en Cataluña hay grupos de personas que salen de “caza” contra personas LGTBI.

En una entrevista en Rac 1, ha explicado que los Mossos d’Esquadra tienen un grupo especializado en delitos de odio y que se está haciendo formación especializada a todos los agentes: “El cuerpo está muy preparado para atender a personas que son víctimas de estos casos”.

Ha subrayado que las personas que van “de caza” están alimentados por la cultura del odio, son personas de distintas edades y tienen un componente social en el que hay una cierta permisividad en el desprecio a la diferencia, en sus palabras.

“La gente no tiene que tener miedo de salir a la calle, tienen que saber que nos tendrán al lado, no solo para perseguir a quien hace estas actuaciones, sino también tenemos mecanismos e instrumentos para acompañar y prevenir. El miedo, justamente, es la victoria de esta gente”, ha añadido.

Según los últimos datos disponibles de este año, que corresponden al pasado mes de junio, un total de 80 personas han declarado ser víctima de la violencia homofóbica en lo que va de 2021 en Cataluña. Así lo manifestó el presidente del Observatorio contra la Homofobia (OCH), Eugeni Rodríguez, después de reunirse con el concejal de Derechos de la Ciudadanía, Marc Serra, tras un fin de semana en que se produjeron tres agresiones contra personas del colectivo LGTBI en la capital catalana. Rodríguez ha detallado que estas 80 víctimas son la causa de 76 actos violentos, una cifra muy similar a la de años anteriores. No obstante, en lo que llevamos de verano las cifras se han disparado, y el aumento respcto a 2020 es del 40 %, lo que ha disparado las alarmas. En una semana hubo cuatro detenidos por una nueva agresión homófoba, en el barrio del Raval de Barcelona.

En mayo hubo por ejemplo tres fuertes agresiones seguidas, pero al parecer no se trataba del mismo grupo de delincuentes. “Queremos lanzar un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía porque estas agresiones son inusuales tanto en la cantidad como en la dureza y violencia de la que tuvo lugar en la playa del Somorrostro”, advirtió Serra. “El Ayuntamiento tiene recursos y capacidad de respuesta, pero los agresores deben saber que no habrá impunidad, en esta ciudad, contra aquellos que ejercen el odio y la intolerancia”, añadió el concejal. Admitió que el Consistorio ve con “preocupación” el grado de violencia que los agresores emplearon contra las víctimas del Somorrostro. “No se daba un episodio similar desde enero de 2019 cuando un joven, Diego, fue agredido en la estación de Urquinaona”, lamenta.

La oficina por la no discriminación del Consitorio mantenía en ese momento un número similar de denuncias de este tipo respecto a otros años. “En 2019 recibimos 50 denuncias, en 2020 60 y en lo que llevamos de 2021 hemos recibido 28”, ha advertido Serra. Las zonas donde más se producen estas agresiones son los distritos de Sant Martí, Ciutat Vella y Sants y en lugares cercanos a los epicentros del ocio nocturno. “Hemos visto que con la pandemia y los confinamientos también hay más casos de lgtbifobia y racismo en las comunidades de vecinos”, ha lamentado Serra.

Los Mossos d’Esquadra recibieron una treintena de denuncias por agresiones homófobas durante el primer trimestre del año. El comisario Joan Carles Molinero advirtió que están analizando las grabaciones de los establecimientos cercanos a donde tuvo lugar la pelea para intentar identificar a los agresores del Somorrostro.

La mayoría de denuncias que ha recibido la policía catalana este año han sido por agresiones a parejas de hombres, y mayoritariamente ocurren por la noche o de madrugada, pero Molinero ha señalado que se dan en cualquier momento, y en este sentido ha recordado que la primera agresión de este fin de semana fue “a primera hora de la mañana, a plena luz del día”.

El comisario destacó que se mantendrá en contacto con el Observatorio conta la Homobobia para comprobar si el fin del toque de queda y una eventual reapertura del ocio nocturno hace aumentar este tipo de agresiones.

En mayo, los Mossos d’Esquadra arrestaron a cuatro jóvenes que supuestamente han acosado a una pareja de hombres que iban de la mano en el barrio del Raval, a los que insultaron y amenazaron por su condición sexual.

Según informaron fuentes policiales, los hechos ocurrieron pasadas las 15.45 horas del lunes cuando dos hombres iban andando de la mano en el citado barrio, y un grupo de cuatro jóvenes les acosaron por su condición sexual, en un nuevo supuesto caso de homofobia en la capital catalana.

Los asaltantes se abalanzaron sobre la pareja, a los que profirieron insultos y amenazas, ante lo que las víctimas se refugiaron en el interior de un portal, al que han intentado acceder, sin éxito, los autores del ataque homófobo.

Las víctimas llamaron entonces al teléfono de emergencias 112, dando una descripción de los asaltantes, por lo que los Mossos d’Esquadra pudieron detener en las inmediaciones a tres de ellos y buscan al cuarto.

Los detenidos, acusados de un delito contra los derechos y las libertades públicas, fueron un joven de 30 años, origen francés y con dos antecedentes, uno de 20 años, origen marroquí y tres antecedentes y otro de origen libio, 22 años y siete antecedentes, en la mayoría de los casos por delitos contra el patrimonio. En lo que llevamos de año, el Observatori Contra la Homofobia de Catalunya ha registrado 150 actos discriminatorios, un 40% más que el mismo periodo que el año anterior. El 43 % de ellos en la ciudad de Barcelona.

“Dentro de todo, es una buena noticia. La coordinación con la Conselleria d’Interior y los Mossos da frutos y lo demuestra el hecho que las víctimas acudan a ellos y que la respuesta sea contundente”, dijo entonces el presidente de l’Observatori Contra la Homofobia, Eugeni Rodríguez. De hecho, este fin de semana dicen haber notificado dos incidencias nuevas: una agresión en Barcelona que no le consta a los Mossos, y una denuncia de una persona de sexo no binario que fue obligada a definir su sexo en una biblioteca del Segrià.

Por otra parte, solo el 47% de los ataques de discriminación contra las personas homosexuales, transexuales y bisexuales acaban con algún tipo de denúncia, ya sea penal o administrativa. Es lo que denuncia el Observatori Contra la Homofóbia, tras constatar que el año pasado registratron 113 ataques discriminatorios a este colectivo. Son datos similares al año anterior aunque aseguran que están detectando un “importante repunte”.

Las agresiones físicas, verbales, las amenazas y el acoso reportadas por este organismo fueron el principal acto de discriminación, suponiendo el 41% del total de hechos. Un 8% de personas sufrieron el “derecho de admisión”, es decir, no les dejaron entrar en un local por su orientación sexual. También un 8% de afectados padecieron discriminación en el trabajo, y un 7% sufrieron el odio hacia su coletivo a través de internet y las redes sociales.

Por colectivos, quienes más lo nota, o quienes más denunciaron estas agresiones verbales y físicas a la entidad, son los hombres homosexuales. Mientras que las personas transexuales son las principales víctimas del derecho de admisión y la discriminación laboral. Ocho de cada diez de cada actos de discriminación se producen en la provncia de Barcelona.