Vídeo: agresión homófoba en otro macrobotellón

Aspecto del parque de la Devesa tras el botellón
Aspecto del parque de la Devesa tras el botellón FOTO: Associació Naturalistes de Girona

Los Mossos d’Esquadra investigan una presunta agresión homófoba en un botellón en la Devesa de Girona, según han confirmado hoy. La policía está pendiente de recibir la denuncia del afectado. El chico, que sería estudiante de la UdG, según la ACN, durante la noche ha sido atendido en el hospital Josep Trueta y presentaba lesiones leves en la cabeza.

La agresión, como ha avanzado medio digital El Caso, se produjo cuando se celebraba el botellón alrededor de media de la madrugada. Un grupo de cuatro hombres han rodeado al joven -que también iba con un pequeño grupo de más personas- en la zona de la plaza de las Bochas y la increparon presuntamente por ser homosexual preguntándole si era “maricón”.

Uno de ellos, le golpeó y le ha dado patadas y puñetazos, sobre todo en la cabeza. Un usuario de Twitter ha inmortalizado el botellón de esta pasada noche en la Devesa. Además, testigos y policía han visto huir al presunto autor de la agresión y el resto del grupo que se han camuflado entre el millar de personas que había -cifra que inicialmente era de 500 personas y que se ha incrementado hasta mil, hacia las dos de la madrugada, según los Mossos-. Los han intentado localizar -la policía ya los tiene identificados- por la zona durante la madrugada, pero de momento no les ha podido arrestar.

Se trató del segundo macrobotellón que vive la Devesa, pero según fuentes policiales, también se han producido las noches del viernes y sábado pasado, pero sin incidentes. El de esta madrugada ha concentrado un millar de personas que estaban de fiesta, bebían y tenían la música alta y los jóvenes no llevaron mascarilla ni respetaron ningún tipo de distancia.

En Barcelona, y tras las fiestas de la Mercè de esta semana, el teniente de alcalde de Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, aseguró recientemente que que la última noche de las celebraciiones fue “muy tranquila”, y no se repitieron grandes botellones en la calle. Lamentó que durante todo el verano se han vivido botellones, tanto en Barcelona como en otros lugares.

También afirmó que los botellones son “un pretexto para la delincuencia y el pillaje”, y mantuvo que muchos de los participantes en estas fiestas callejeras no son clientes del ocio nocturno, sino personas que buscan formas de ocio más baratas.

Preguntado por si los responsables de los disturbios están organizados, dijo que “ya es habitual” que lo hagan a través de las redes, y que les preocupa que convocatorias de este tipo tengan lugar por medio de estas tecnologías.

“Coja la crónica de ayer y cambie el nombre de plaza de España por el de playa de Bogatell. Eso es lo que ha pasado esta noche”. De esta manera, fuentes policiales explicaron a este diario los incidentes vividos en la tercera noche de las fiestas de la Mercè. Unas 30.000 personas, según la Guardia Urbana, se dieron cita en las playas barceloneses para hacer botellón al encontrarse cerrados todos los accesos de la plaza España a consecuencia de un fuerte dispositivo policial de Mossos d’Esquadra y Guardia Urbana. El balance fue de 30 personas detenidos, algo más que el viernes, cuando se registraron 22.