Sexo con una mujer discapacitada a cambio de 5 euros y un café

Piden cárcel para dos hombres por supuestos abusos a una mujer con problemas mentales en Reus

Los juzgados de Reus
Los juzgados de Reus FOTO: Google

Dos hombres serán juzgados en la Audiencia de Tarragona acusados de haber tenido relaciones sexuales con una mujer que presentaba una deficiencia mental a cambio de cinco euros en un caso y de un café en el otro. El primero se enfrenta a once años y nueve meses de prisión y el segundo, a 14. El juicio tendrá lugar mañana lunes en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona.

La denunciante presentaba una deficiencia metal de un 68%, que afectaba gravemente a su capacidad de autogobierno y toma de decisiones en el ámbito sexual. Por ello había sido incapacitada judicialmente por sentencia del 20 de diciembre de 1993.

Uno de los acusados es un ciudadano español que tiene 72 años y cuando ocurrieron los supuestos hechos regentaba un bar en Reus. Según la Fiscalía, a este local acudía a diario durante el mes de enero de 2017 la denunciante, dado que se encontraba cerca de un taller donde la víctima realizaba actividades laborales.

El primer día en que ella entró en el establecimiento, el acusado, siendo consciente de las limitaciones de la perjudicada, le propuso invitarla a un café a cambio de una felación. Ante dicha petición, ambos se dirigieron a los lavabos del establecimiento y allí realizaron los actos de carácter sexual. Estos actos se dilataron varios meses.

Por estos hechos, el dueño del bar se enfrenta a diez años de prisión por un delito de abuso sexual continuado y cuatro más por otro delito relativo a la prostitución y explotación sexual de persona con discapacidad. Además, durante quince años tiene prohibido acercarse a la víctima. Y fija en 15.000 euros la responsabilidad civil.

En el mes de marzo de 2017, la mujer conoció en la plaza de les Oques al otro acusado, un ciudadano español, que le propuso subir a su moto. La víctima accedió y ambos se dirigieron a un descampado. Una vez allí, el procesado, «aprovechando las limitaciones mentales de la perjudicada, de las cuales era consciente», le propuso hacerle tocamientos en sus partes íntimas a cambio de cinco euros. Dicha situación se prolongó en el tiempo.

El acusado y la víctima, el 8 de marzo de 2017, se encontraban en la avenida President Companys esquina con la calle Jacint Barrau de Reus. Allí, el procesado, a cambio de cinco euros, agarró a la víctima por la parte de detrás, cruzándole un brazo, a la vez que con la otra mano le cogía la cabeza. Ambos acabaron en una posición inclinada y realizaron prácticas sexuales.

Para este acusado, el fiscal pide nueve años de prisión por abuso sexual y dos años y nueve meses por un delito relativo a la prostitución y explotación sexual de persona con discapacidad, además de seis años de libertad vigilada. Además, pide que durante 13 años no pueda comunicarse ni acercarse a la víctima. La indemnización para la víctima la fija en 10.000 euros.

La pasada semana, el Juzgado de Instrucción 1 de Lleida, en funciones de guardia, envió a prisión provisional sin fianza a los cuatro detenidos por presuntamente agredir sexualmente a una menor discapacitada de 16 años en Rosselló. Los cuatro se acogieron a su derecho a no declarar cuando pasaron a disposición judicial.

La policía atribuye la autoría a uno de los cuatro detenidos y los otros tres están investigados por supuestamente no impedir la violación a la menor.

De esta manera, los Mossos d’Esquadra detuvieron el lunes por la noche a dos hombres más presuntamente relacionados con la agresión sexual de una joven en la zona del Segrià, en este caso por no impdir el delito.

Según explicó la policía catalana, a estos dos hombres ya se les había tomado declaración, pero finalmente fueron detenidos por “no haber evitado la agresión”.

3 años --uno como presunto autor y el otro por presuntamente no haber evitado la agresión--.

Los Mossos explicaron que se trataba de compañeros de piso de los dos primeros arrestados, que habrían sido testigos de la agresión y no habrían hecho nada para impedirla. Según la policía, a estos dos nuevos arrestados ya se los tomó una declaración inicial el domingo, después de tener lugar los hechos pero quedaron en libertad. Una vez finalizó el interrogatorio con la víctima, los mossos decidieron arrestarlos también al considerar que son cómplices de la agresión a pesar de no participar.

Centenares de vecinos de Rosselló hicieron el lunes por la tarde una manifestación contra estos hechos y se desplazaron hasta el piso de los supuestos agresores donde la presencia de los Mossos d’Esquadra evitó que hubiera incidentes. De esta manera, unas 350 personas se manifestaron para denunciar la supuesta violación sufrida por su vecina de 16 años.