ERC da luz verde a la tramitación de los Presupuestos del Gobierno

Los republicanos reculan y no presentarán la enmienda a la totalidad a las cuentas, una decisión sobre la bocina

Sobre la bocina. Esquerra da luz verde a la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), ha reculado y no presentará finalmente la enmienda a la totalidad con la que había amenazado para lograr contrapartidas para Cataluña. En concreto, los republicanos exigen compromisos concretos en la ejecución de las inversiones previstas en el ejercicio anterior, especialmente en la gestión de las becas universitarias con una transferencia de 18 millones y en materia de cooperación, y la promoción y blindaje del catalán.

Con esta posición, ERC se coloca así al lado de los otros “socios de investidura” de Pedro Sánchez como el PNV y Bildu, que también han anunciado que facilitarán la tramitación de los Presupuestos en esta primera fase, una estrategia para seguir negociando y arrancar contrapartidas al Gobierno. “Es solo un primer paso, queda un segundo y es el meollo de la negociación”, ha advertido Rufián. En el otro lado y en clave catalana, Esquerra se desmarca definitivamente de Junts, socio en el Govern y partido que se ha opuesto a las cuentas.

Una decisión, la de ERC, en tiempo de descuento y prácticamente sobre la bocina, después de una mañana maratoniana de reuniones y propuestas cruzadas entre Madrid y Barcelona, entre la Moncloa y el Congreso y la sede de los republicanos en la calle Calàbria de la capital catalana. Y es que el límite para registrar enmiendas a la totalidad en el Congreso ha terminado este mediodía a las 14:00 horas, momento en el que ha comparecido Gabriel Rufián para escenificar el pacto.

De hecho, los republicanos habían convocado una reunión telemática de su ejecutiva esta mañana a las 11:00 horas, un cónclave que se ha ido retrasando por las conversaciones a última hora con el PSOE y Unidas Podemos y que ha empezado al filo de las 13:00.

El siguiente paso es el miércoles y jueves con el debate en el Congreso de las iniciativas intentar tumbar los Presupuestos que sí han presentado PP, Cs, Vox, la CUP y Junts per Catalunya, además de Coalición Canaria y Foro Asturias. El jueves llegará el momento de la votación.

La rivalidad con Junts

A nivel político, otro de los frentes abiertos de Esquerra es la posición de Junts, socio en la Generalitat, rival dentro del independentismo y partido que ha optado por postulados mucho más beligerantes contra el Gobierno. Sin ir más lejos, ayer mismo el partido de Puigdemont escenificó su rechazo a los Presupuestos y sí registró una enmienda a la totalidad para impedir su tramitación. Un gesto para redoblar la presión hacia los republicanos y pedir que se sumen al «frente común» del independentismo en el Congreso, rechazado otra vez por parte de ERC tras su aval a la tramitación de las cuentas.

De hecho, los postconvergentes han presionado a los republicanos desde el primer momento -incluso desde el pacto para la investidura y el Govern de Pere Aragonès- con la exigencia de acordar una posición unitaria por parte de las tres fuerzas del independentismo. Un órdago que Esquerra ha esquivado en todo momento dada la posición preferencial que ocupa como socio de la investidura y el poder de sus 13 escaños por los 4 de Junts.

Ahora, y tras un nuevo desencuentro entre las dos principales formaciones dle independentismo, el partido de Puigdemont aprovecha su rechazo a las cuentas para volver a señalar a la formación de Junqueras y Aragonès. Es más, ayer ya empezaron con las primeras críticas y la diputada Míriam Nogueras lanzó un dardo velado a los republicanos al asegurar que “apurar las últimas horas por un titular no es negociar”, en relación al estas últimas horas de conversaciones y contrapropuestas cruzadas entre ERC y el Gobierno.

Por su parte, la CUP también rechaza los Presupuestos y ha presentado otra enmienda a la totalidad para garantizar que al Congreso llegue “un texto alternativo que defienda hacer efectivo el derecho a la autodeterminación, la ley de amnistía y políticas de reparto de la riqueza”.