Jordi Savall concluye su ciclo sinfónico dedicado a Beethoven

El músico dirigirá a la Capella Nacional de Catalunya y le Concert des Nations en el Liceu

El músico Jordi Savall
BARBARA RIGON/PALAU DE LA MÚSICA
29/04/2021
El músico Jordi Savall BARBARA RIGON/PALAU DE LA MÚSICA 29/04/2021 FOTO: BARBARA RIGON/PALAU DE LA MÚSICA BARBARA RIGON/PALAU DE LA MÚSICA

Jordi Savall lleva años tratando de rescatar el sonido original de la música de algunos de los grandes compositores de todos los tiempos. Ahora, tras años trabajando en este proyecto, concluye su ciclo dedicado a recuperar la autenticidad de lo dejado por Ludwig van Beethoven en sus sinfonías. El próximo 15 de diciembre Savall tomará la batuta para dirigir a le Concert des Nations y la Capella Nacional de Catalunya para interpretar las sinfonías 8 y 9 del genial compositor alemán. Todo ello tendrá lugar en el Gran Teatre del Liceu.

Según explicó ayer Savall este concierto será «la culminación de un proyecto que iniciamos en 2010». El veterano músico definió al autor alemán, en el momento de componer las sinfonías , como «alguien que se encontraba en un momento de su vida en el que quería hacer una música que tocara al pueblo, de manera que la mayoría de la humanidad pudiera levantarse de su miseria cotidiana».

Beethoven, por tanto, «propone un planteamiento nuevo porque con él no hay un modelo. Cada sinfonía es un mundo nuevo. Nos habla de todo y nos toca profundamente». Savall recordó la obsesión del autor de «Para Elisa» por el respeto hacia el tempo. «Él quiere “desitalinizar” la música y, por ello, respeta los tempos. Sabe que un tempo es una implicación de carácter», aseguró.

Es también evidente que Beethoven sabía perfectamente lo que hacía y que era uno de los grandes compositores de su tiempo, por no decir de todos los tiempos. «Era plenamente consciente de que era un genio y estaba al servicio de los hombres», agregó el músico.

Para poder acercar al público del Liceu las dos últimas sinfonías ha tenido que realizar una labor titánica de investigación, además de ampliar su orquesta con un coro formado por cantantes profesionales. Sin embargo, no ha contado con la ayuda que le gustaría para poner en marcha sus proyectos. Por todo ello, confesó que «me siento olvidado por los políticos de España». Y todo ello, como dijo, pese a que no hay ningún otro conjunto en España como el que dirige con la misma proyección internacional.

«¿Y quieren saber la ayuda que tenemos del Ministerio de Cultura español? 40.000 euros, lo que es sorprendente, pero es así. La supervivencia de un proyecto como el nuestro depende del éxito del público, pero si no tenemos recursos para hacer funcionar nuestra estructura, para dar estabilidad, es muy difícil, sobre todo en estos tiempos que hemos tenido y sufrido muchísimo por la covid».

Su formación concluirá el presente año con más de 300.000 euros de déficit por la anulación de contratos y conciertos. « Eso nos obliga a pensar cómo organizarnos para el futuro», así que todo dependerá «de si el país quiere acoger el proyecto, y cuando digo país, no pienso solo en Cataluña, pienso en España».