Mil jóvenes participan en batalla campal ante discoteca Sant Quirze

Fueron convocados en redes sociales para asistir a una sala a la que se acusa de racismo en el derecho de admisión

La discoteca Waka, en Sabadell
La discoteca Waka, en Sabadell FOTO: Google

Unos mil jóvenes, según los Mossos, participaron anoche en la batalla campal registrada ante la discoteca Waka, ubicada en el límite de los municipios barceloneses de Sant Quirze del Vallès y Sabadell, altercados en los que intervinieron los antidisturbios de los Mossos y numerosos efectivos de la policía local y en los que resultaron heridos leves un empleado y dos policías.

Los jóvenes habían sido convocados en las redes sociales contra esta polémica discoteca, a la que se acusa de racista a la hora de hacer uso del derecho de admisión en el local, en cuyo entorno se registran los fines de semana peleas y heridos por arma blanca, alguno de ellos grave, y enclavado en un área de celebración habitual de botellones.

Fuentes de los Mossos han informado a EFE de que el suceso comenzó sobre las once de la noche, cuando la discoteca todavía no había abierto sus puertas. Los concentrados en la zona comenzaron a lanzar piedras, vallas, bengalas y botellas contra el local y los agentes de la policía que vigilaban la zona.

Un grupo de unas treinta personas, sin embargo, logró entrar en el local, donde ocasionó daños e hirió en un ojo a una persona encargada de controlar el acceso a la discoteca.

Los altercados fueron en aumento en el exterior por lo que sobre la una de la madrugada se desplazaron a la zona efectivos de la brigada antidisturbios de los Mossos, que se sumaron a los agentes de la policía local de Sant Quirze y de la policía catalana que ya estaban en el lugar.

A consecuencia de la batalla campal, dos agentes de la policía catalana resultaron heridos leves.

Los Mossos han abierto una investigación para tratar de identificar los alborotadores que ocasionaron daños durante los incidentes.

La plataforma Change.org alberga esta semana una recogida de firmas para el cierre de la discoteca, a la que acusa de “machista y racista”. Hasta esta mañana, la iniciativa sumaba más de 2.300 firmas.

Tras los altercados de anoche, el consistorio de Sant Quize ha convocado para este mediodía a su junta de portavoces, reunión tras la que se dará a conocer una declaración institucional, han informado a EFE fuentes municipales.