Decisión próxima de la Fiscalía sobre el toque de queda en Cataluña

El TSJC envía al Ministerio Público la petición del Govern para aplicar la medida

Aspecto de las fiestas del barrio Gràcia de Barcelona después de que el TSJC rechazase la propuesta de la Generalitat de prorrogar una semana más el toque de queda en 148 municipios y la acotase a 19 localidades de más de 5.000 habitantes con más 250 casos. EFE/Quique García
Aspecto de las fiestas del barrio Gràcia de Barcelona después de que el TSJC rechazase la propuesta de la Generalitat de prorrogar una semana más el toque de queda en 148 municipios y la acotase a 19 localidades de más de 5.000 habitantes con más 250 casos. EFE/Quique García FOTO: Quique Garcia EFE

El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha recibido este miércoles por la mañana la petición del Govern para que avale el decreto que quiere recuperar el toque de queda, y a continuación lo enviará a la Fiscalía para que se posicione sobre el caso, como es habitual.

El toque de queda y otras restricciones que la Generalitat quiere aplicar ante el aumento de contagios de coronavirus necesitan aval judicial porque afectan a derechos fundamentales, y el TSJC ha afirmado que por ahora “no hay previsión” de cuándo tomarán la decisión los jueces de la Sala Contenciosa.

Este decreto, que el Govern anunció el lunes con la intención de que entre en vigor la noche del jueves al viernes, también quiere ordenar el cierre de las discotecas, limitar las reuniones sociales a un máximo de 10 personas y reducir los aforos en restauración, comercio, deporte federado, gimnasios y actividades culturales y deportivas.

De momento, Cataluña limita las reuniones a 10 personas, cierra de nuevo el ocio nocturno y plantea instaurar otra vez el toque de queda en vísperas de Navidad, en concreto la noche del jueves al viernes. Eso sí, el confinamiento nocturno de 1:00 a 6:00 horas se aplicará cuando la incidencia acumulada a siete días supere los 500 casos por 100.000 habitantes, un límite que se rebasará en las próximas horas: el último lunes era ya de 456, bordeando el máximo decretado por la Generalitat.

El Govern ha pedido el aval judicial. De tener el visto bueno, las limitaciones entrarán en vigor la noche del jueves al viernes en Cataluña, la primera comunidad que vuelve a instaurar duras restricciones tras la desescalada. El toque de queda se aplicará automáticamente durante 15 días -con la Navidad y el Fin de Año de por medio- una vez se supere el citado umbral de los 500 casos por cada 100.000 personas.

El Govern también ha establecido una reducción del aforo al 70% en el comercio, deporte federado, gimnasios y la cultura, mientras que en interiores de bares y restaurantes se quedará al 50%. Además, recomienda el teletrabajo a todos los trabajadores públicos.

“Esta última semana ha cambiado todo, se están batiendo récords de contagios. Es imprescindible reducir la movilidad y la interacción entre las personas”, ha asegurado la portavoz de la Generalitat, Patrícia Plaja, dos días antes de la reunión extraordinaria de presidentes autonómicos con Pedro Sánchez y en la que Aragonès participará tras avanzarse 48 horas y aprobar este paquete de restricciones justo en la víspera. Y es que el Govern toma ahora estas medidas en plena semana navideña, un mes y medio después de que empezara la sexta ola –2 de noviembre– y con los contagios ya desbocados.

Así lo ha decidido después de una reunión extraordinaria con el president a la cabeza y varios consejeros del gabinete con la Comisión Delegada, compuesta por el Comité Científico Asesor de la Generalitat, formado por profesionales independientes.

La explosión de la variante ómicron en Cataluña está duplicando cada semana los infectados y en la última ya han ascendido hasta los más de 5.000 diarios. De hecho, la nueva cepa representa ya el 30% de los positivos y la Generalitat calcula que será mayoritaria a partir de la semana que viene.

Pese a los efectos mitigados por las vacunas, la alta transmisión e incidencia poco a poco va aumentando la presión hospitalaria con casi 1.300 hospitalizados por coronavirus, 310 de ellos graves en las UCI.

La velocidad de reproducción de la enfermedad (rt) está en Cataluña en 1,70 y el porcentaje de positividad de los test de antígenos -faltan unidades en muchas farmacias catalanas- y PCR se sitúa en 11,46%, el doble de lo que fija la OMS para considerar si una pandemia está controlada o no.

La incidencia acumulada en los últimos 14 días es de 712,87 por cada 100.000 habitantes y la media de edad de los casos confirmados es de 36,92 años. La tasa de riesgo de rebrote ha subido: el domingo se situaba en 1.132 y 24 horas después está en 1.179.