Este es el pueblo de España que sigue aislado por una guerra con Francia desde 1659

Ha quedado enclavado fuera de nuestras fronteras tras las guerras que libraron españoles y franceses en la época moderna

Llívia
Llívia FOTO: Wikipedia

España y Francia han librado a lo largo de su historia (sobre todo en el periodo moderno) importantes guerras por hacerse con la hegemonía de Europa y, de una de esas contiendas, surgió un tratado que ha dejado a un municipio español en territorio francés: en concreto, es Llívia, un pueblo situado en el pirineo nororiental, a 1224 metros de altura.

Llívia quedo al margen del Tratado de los Pirineos sellado en 1659 entre el Reino de Francia y el Reino de España. Ese pacto ponía fin a una guerra que había dado inicio en 1635 en el marco de la contienda político-religiosa de los Treinta Años (aunque concluyó once años antes, en 1648, con la Paz de Westfalia) y entregaba 33 municipios españoles del Rosellón, Vallespir, Capcir, Conflent y la Alta Cerdaña a Francia, pero Llívia, por su condición de villa, quedó bajo el mando de España.

Entre esos 33 municipios está incluido Perpiñán, que en los últimos tiempos ha vuelto a tener mucho protagonismo en la política catalana porque hasta allí se ha desplazado en varias ocasiones Carles Puigdemont a hacer actos con la presencia de multitud de independentistas. Todo ese territorio cedido a Francia es reivindicado por el independentismo como la Cataluña norte, una zona que, junto a la Franja de Aragón, Valencia y Baleares, aspiran a separar de España y Francia y denominan Països Catalans.

En cualquier caso, esa circunstancia histórica ha dejado a este municipio de 1456 habitantes fuera de Francia durante ya más de 350 años y ha recogido los focos mediáticos en determinados momentos, como en el “procés”, cuando el New York Times se desplazó hasta el lugar para realizar un reportaje porque consideraba que era la “aldea catalana que ya está separada de España”. Su alcalde, Elies Nova, llevó las urnas del 1-O a Francia para contar los votos para evitar que las fuerzas policiales lo frustraran. Votó algo más de un tercio de la población: 591 personas, de las 561 votaron “sí”, según el recuento que hicieron los independentistas.

Llívia está a menos de siete kilómetros de España y está unido con la frontera por la carretera N-154 con el municipio de Puigcerdà. Con una iglesia del 1617, construida sobre otra medieval del siglo XIII, y una torre (la Torre del So) del 1584, Llívia conserva mucho patrimonio histórico y es un enclave estratégico desde tiempos romanos, como atestigua el hallazgo en 2016 del templo que presidía el Foro romano, el único situado en el valle de los Pirineos.