Alerta, conductores: esta va a ser la ciudad de España con más radares en 2022

Las cámaras para controlar la velocidad se disparan con el objetivo de reducir la movilidad en coche

CARRETERAS INUSUALMENTE VACÍAS EN EL JUEVES SANTO DE MADRID
Imagen de la señalización que indica la existencia de un radar. FOTO: Oscar J. Barroso / Europa Press Oscar J. Barroso / Europa Press

Los radares siguen año tras año al alza. Desde que se instaló el primer cinemómetro en España en 1970, estos aparatos que sirven para controlar la velocidad de los vehículos han ido invadiendo kilómetro a kilómetro todo tipo de vías hasta alcanzar actualmente los más de 2.500 radares a nivel nacional. Lo cierto es que hasta hace poco tiempo, su presencia era destacable sobre todo en autopistas, autovías o carreteras, pero poco a poco van inundando las ciudades también. Es el caso, por ejemplo, de Barcelona, que este 2022 va a estar tomada por radares y se va a convertir en la ciudad de España con mayor puntos de control de la velocidad.

Y es que, en total, Ada Colau tiene previsto instalar este año 34 cámaras más para multar por exceso de velocidad. Su plan es que estén listos en abril. Con este incremento de los radares, Barcelona dispondrá de 54 en total. Desglosados por tipo, habrá cinco radares de tramo; 12 en entornos escolares; y, el resto (37) serán de punto. Con estas cámaras, superará con creces a Madrid (según datos de 2021), que tiene 28.

La puesta en marcha de estos radares forma parte de su plan para transformar la ciudad y convertirla en hostil para el coche. En este sentido, Colau ha ido encogiendo las vías transitables para los coches (algunas se han peatonalizado y en otras se han reducido los carriles), lo que hace más difícil circular con vehículo propio por la capital catalana. Para complicarlo todavía más, se cercará la ciudad con radares, que tienen la misión de limitar la velocidad y hacer más amable la ciudad al peatón, y se enmarcan dentro del “proyecto ciudad 30″: es decir, el objetivo es limitar la velocidad a 30 kilómetros por hora en toda la localidad.

De entre los radares que había hasta ahora, están el que hay a principio de Avenida Diagonal entrando desde Esplugas de Llobregat; el de vía Augusta con paseo Bonanova; el del interior de la ronda del Mig (a la altura de avenida Diagonal); el de Gran Vía (a la altura de calle Bilbao); el de la ronda de Dalt (entre plaza Karl Marx y nus de la Trinitat), que es de tramo; y, el de avenida Meridiana (entre pg. Santa Coloma y puente de Sarajevo). A estos, se ha añadido recientemente un radar de tramo en la ronda del Mig. De esta manera, bajo la batuta de Colau en el Ayuntamiento de Barcelona (desde 2015), se habrá incrementado en una cuarentena el número de nuevas cámaras de control de velocidad.

Los nuevos radares estarán situados especialmente en las arterias principales. Así, se incorporarán tres más en avenida Diagonal (a la altura de plaza Pío XII, de calle Numancia y de calle Roger de Flor); tres más en Gran Vía (a la altura de calle Química, calle Sant Roc y calle Selva de Mar); y, uno de tramo en la recién estrenada ronda de Glòries. También está previsto la activación de otros dos radares de tramo en el túnel de la Rovira (en los dos sentidos de la circulación) y en la ronda del Litoral (entre la Barceloneta y Miramar).

Otros de los radares más destacados estarán situados en la céntrica confluencia de la calle de Pau Claris con la plaza de Urquinaona; en calle Aragón (uno de tramo entre las calles Urgell y Casanovas y otro fijo cerca del cruce con avenida meridiana); y, en calle Balmes (cerca del cruce con ronda del General Mitre).

Cataluña dispone en total de 241 radares, según datos del Servei Català de Transit, que es quien ostenta las competencias en materia de tráfico.