Puigdemont sale en defensa de los presos de ETA y denuncia “vulneraciones de derechos”

El expresident carga contra España y asegura que se están produciendo situaciones que “ninguna sociedad decente puede admitir”

Exiled Catalan separatist leader Carles Puigdemont leaves the appeals court at the end of the hearing, in Sassari, Sardinia
Exiled Catalan separatist leader Carles Puigdemont leaves the appeals court at the end of the hearing, in Sassari, Sardinia FOTO: CLAUDIA SANCIUS EFE

Carles Puigdemont ha salido este lunes en defensa de los presos de de ETA y ha asegurado que sufren “vulneraciones de derechos fundamentales” que ninguna sociedad “puede admitir”, unas palabras que ha pronunciado en castellano en un vídeo publicado por la red ciudadana Sare de apoyo a los encarcelados de la banda terrorista. Este mensaje grabado se ha difundido para mostrar su respaldo a las movilizaciones que se desarrollarán el próximo 8 de enero en varias localidades de Vizcaya, Guipúzcoa, Álava y Navarra para reclamar el fin de la “excepcionalidad” que, en su opinión, se aplica a los reclusos de ETA.

El expresidente de la Generalitat, en un vídeo grabado desde Bélgica, ha asegurado que se están vulnerando los derechos fundamentales de personas que “por un motivo u otro deberían gozar de estar en libertad, de revisión de su grado (penitenciario) o de simple acercamiento a su casa o sus familias”. “Esto no está pasando y eso son vulneraciones de derechos fundamental que ninguna sociedad decente puede admitir”, ha señalado. Puigdemont ha deseado que 2022 sea el año en que se consoliden las condiciones para “poder hablar de reconciliación y normalización de la vida política y social en Euskal Herria”.

“Me gustaría estar presente para apoyar la movilización, pero tristemente en España hay algo persistente que es el estado de represión, que nada tiene que ver con justicia y nada tiene que ver con el derecho a libertad democrática que queremos para nuestra Europa, la Europa que queremos construir desde los pueblos”, ha insistido, para añadir que cuando se “viola, vulnera y amenaza los derechos de las personas no se construye la Europa de pueblos fraternales y libres”.

De esta manera, Puigdemont también irrumpe en la defensa de los presos de ETA, ya que hasta ahora había tenido un perfil más bajo. Y es que JxCat tampoco ha conseguido encontrar un aliado político natural en el País Vasco, ya que EH Bildu tiene buenas relaciones con Esquerra mientras el PNV las tiene con el PDeCat y todo el entorno de la antigua Convergència. En este sentido, ya en octubre, Oriol Junqueras se desplazó a San Sebastián para participar en una manifestación con el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, para reclamar el fin de la política penitenciaria de “excepción” para los presos de ETA.

La movilización de octubre ya fue organizada por Sare, que ahora vuelve a la carga con el objetivo de extraer grandes réditos en un momento de debilidad del Gobierno de Pedro Sánchez. En este sentido, esta red de apoyo a los presos busca, sobre todo, avanzar en el proceso de mejora de las condiciones de los reclusos terroristas que ya ha habido en los últimos años con Sánchez en la Moncloa.