Un adolescente se infecta dos veces por COVID en menos de un mes

Los expertos apuntan que probablemente se trata de una reinfección por una variante diferente, pero señalan que se trata de un caso muy raro porque normalmente la inmunidad se prolonga durante al menos tres meses

Lucas dio positivo el pasado 16 de enero en dos test de antígenos pese a estar vacunado y haber pasado la enfermedad  hacía menos de un mes
Lucas dio positivo el pasado 16 de enero en dos test de antígenos pese a estar vacunado y haber pasado la enfermedad hacía menos de un mes FOTO: DADO RUVIC REUTERS

A principios de año, el Servicio Catalán de Salud ya reportó la existencia de un caso en el que una misma persona había padecido coronavirus hasta en cuatro ocasiones desde que en marzo de 2020 llegara la pandemia a España y también se refirió a otras 330 personas que se habían infectado tres veces durante este periodo.

Y es que, pese a que la evidencia científica apunta que el haber superado la enfermedad otorga una cierta inmunidad, la realidad es que quienes han sufrido ya el coronavirus no están exentos de reinfectarse, incluso habiendo recibido la pauta completa de la vacuna. Además, según señalan los expertos, con la llegada de Ómicron los casos de reinfección, que hasta ahora eran muy inusuales, van a más.

Esta nueva variante no solo ha disparado los contagios, sino también el número de reinfectados, algo que podría explicarse por la pérdida de efectividad de los anticuerpos con el paso del tiempo desde la anterior infección y por las diferentes mutaciones de Ómicron que hacen que ésta no sea tan reconocida por el sistema inmunitario de quienes ya han podido pasar la Covid, así como la menor capacidad de protección de la vacuna frente a esta variante.

De hecho, según los datos aportados por el Departamento de Salud, el 2% de los positivos detectados desde el inicio de la pandemia en Cataluña, 28.402 casos, son reinfecciones y desde la llegada de Ómicron ese porcentaje ha ido en aumento, ya que entre los contagiados actuales, el 8% de los positivos de menos de 50 años y el 5,25% de los mayores de 50 años son de personas que anteriormente ya habían superado el virus. Al respecto, la secretaria de Salud Pública, Carmen Cabezas, ya comentó que las 331 personas que se habían reinfectado hasta en tres o cuatro ocasiones habían padecido variantes diferentes y con al menos dos meses de diferencia entre cada uno de los contagios.

Sin embargo, el caso de Lucas, un joven barcelonés de 15 años, rompe ahora también con esos parámetros, puesto que acaba de reinfectarse tras haber pasado la enfermedad hace menos de un mes.

“El pasado 20 de diciembre, mi familia y yo nos hicimos una PCR porque mi hermana había dado positivo por coronavirus y mi madre y yo dimos también positivo”, explica Lucas, quien recuerda que, al día siguiente, amaneció con un fuerte dolor de cabeza, aunque pasó la enfermedad de forma leve. “Tras la cuarentena correspondiente, me hice otra PCR y ya era negativo. Pensaba que ya estaba inmunizado, al menos durante un tiempo, pero el domingo 16 de enero perdí el olfato y el gusto, así que me hice un antígenos y volví a dar positivo de nuevo”, relata. Incrédulo ante el resultado de la prueba diagnóstica, la repitió una segunda vez, con idéntico resultado.

Lucas, quien a principios del mes de septiembre recibió la segunda dosis de la vacuna, vuelve a estar infectado por el SARS-CoV2 menos de un mes después de la primer infección y, en esta ocasión, la sintomatología está siendo más aguda: tos, mocos, algo de fiebre, dolor muscular generalizado, fatiga y pérdida del gusto y el olfato.

Al respecto, el pediatra, epidemiólogo e investigador de ISGlobal, Quique Bassat indica que “lo normal es estar al menos tres meses protegido después de pasar la infección, de manera que en el caso de Lucas parece que han podido pasar dos cosas: o en la primera PCR se produjo un falso positivo o bien se ha contagiado de las dos variantes, algo que, de todas formas, es muy raro con solo un mes de diferencia, porque suele haber una buena inmunidad cruzada·.

Sobre la primera hipótesis, Bassat recuerda que normalmente las PCR son fiables, pero pueden producirse errores, sin embargo, el médico que llevó a cabo dicha prueba diagnóstica rechaza esa opción puesto que “con Lucas se miraron los dos genes del virus y ambos dieron positivo”. “Si solo uno de los dos hubiera dado positivo y el otro negativo, aún podría tener mis dudas, pero siendo ambos positivos se puede asegurar que esa PCR es totalmente fiable”, afirma el doctor, quien además señala que “en el laboratorio, a diferencia de lo que se suele hacer en otros, para analizar las muestras trabajamos a 40 ciclos, lo que nos garantiza una mayor fiabilidad”, añade, para a continuación indicar que “lo que sí es cierto es que, cuando se le realizó la prueba, su carga viral ya era baja, así que probablemente Lucas por entonces ya estaba superando la enfermedad”.

En la misma línea que Bassat, el doctor apunta que “aunque ahora la variante predominante es la Ómicron, en diciembre aún seguía habiendo remanentes de la Delta, de manera que ambas convivían, con lo que, con toda probabilidad, Lucas se debió contagiar primero de Delta y ahora, de Ómicron”. “De hecho, en la UCI de los hospitales, el 80% de los pacientes COVID está infectado por Delta, mientras que en planta el 80% son de Ómicron”, insiste el doctor, quien también confirma que, en su laboratorio, “se están registrando ahora varias reinfecciones, aunque en todos ellas han pasado, al menos, dos meses entre la primera y la segunda”.

Así pues, parece que no hay duda. Lucas se ha contagio de las dos variantes de la COVID-19 con menos de una mes de diferencia, sin embargo, Bassat señala al respecto que “este es un caso muy raro, algo anecdótico, porque, por lo general, una vez infectado, no te vuelves a reinfectar en tan poco tiempo”.

Por ello, el epidemiólogo considera que “está justificado el pensar que en los tres primeros meses tras superar la enfermedad hay inmunidad”, de manera que, a su entender, parece adecuada la medida que contempla el protocolo COVID a seguir en las escuelas, que establece que aquellos alumnos que han dado positivo en los últimos tres meses no deben confinarse pese a que el resto de compañeros de clase que no se encuentran en esta situación deban hacerlo.