Cargando...

Barcelona implementará la “tasa Amazon” al reparto urbano de mercancías antes de verano

El Ayuntamiento presenta el protocolo de siete puntos para regular el transporte y reparto en la capital catalana

Un repartidor de Amazon FOTO: JON NAZCA REUTERS

El Ayuntamiento de Barcelona, tras atar en corto al coche privado, está convencido de que el siguiente escalón en su estrategia es regular el reparto urbano de mercancías. Según las cifras que manejan, desde el estallido de la pandemia, la venta online en la ciudad ha aumentado un 100%, y todo parece indicar que va a seguir al alza. Por ello, el gobierno de Ada Colau ha presentado esta mañana el nuevo protocolo de actuación. El documento fija siete líneas estratégicas para 2030, entre las que se encuentra incrementar el uso de los puntos de recogida para las compras online, extender los centros de distribución urbana de mercancías y flexibilizar la oferta de estacionamiento de carga y descarga. Y la tasa Amazon. Hace tiempo que le dan vueltas y el Ayuntamiento se ha comprometido a tenerla lista antes de verano.

Así, es eslogan municipal pasa por implementar una “estrategia eficiente, ecológica y ordenada”. Por lo que ponen en marcha una mesa conjunta con el sector de la distribución y un observatorio para recoger datos sobre la evolución de las mercancías urbanas.

Una de las mayores preocupaciones del Ayuntamiento son los viajes en balde. Es decir, cada vez que se intenta realizar un reparto y no hay nadie en casa. Las propias empresas de reparto, según el teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, están de acuerdo en que se trata de una gran fuente de ineficiencias, costes y contaminación. Para evitarlo, el Ayuntamiento aboga por multiplicar los puntos de recogida (como los lockers) e incluso ubicarlos en mercados municipales y parkings públicos. En esta línea, el gobierno municipal también trabaja en fomentar las entregas concertadas y el reparto nocturno. Según Collboni las mercancías nocturnas, de supermercados, por ejemplo, pueden jugar un papel muy importante para descongestionar la ciudad.

Así, los siete puntos del protocolo son:

  • 1. Flexibilizar la oferta y mejorar la gestión del estacionamiento en vía pública.
  • 2. Permitir y potenciar la aparición de espacios de distribución y recogida fuera de la vía pública (fomentando el uso de los puntos de recogida y el despliegue de centros de distribución urbana de mercancías (CDUM’s).
  • 3. Potenciar la ambientalización de las flotas DUM (distribución urbana de mercancía) y promover la ciclologística.
  • 4. Avanzar hacia la “Visión 0 accidentes” en aquella siniestralidad relacionada con la DUM y minimizar la indisciplina de esta actividad.
  • 5. Garantizar y potenciar la existencia de suelo logístico integrado en trama urbana, a escala metropolitana.
  • 6. Definir una estrategia comunicativa dirigida a todos los agentes implicados(ciudadanos, establecimientos y distribuidores) con la doble misión de valorar la actividad y sensibilizar en los impactos.
  • 7. Incrementar el conocimiento de las administraciones y de los operadores sobre la DUM través de la creación de un observatorio.

Sobre la tasa Amazon, Collboni ha subrayada la “gran complejidad” de implementar un tributo que no existe en todo el mundo. En cualquier caso, la idea es gravar a las grandes empresas tecnológicas del comercio electrónico que operen a la capital. Sin querer entrar en detalles, el Ayuntamiento quiere implementar una tasa por ocupación del espacio público. Es decir, por aparcar en determinadas zonas.

En el observatorio del reparto urbano de mercancías participarán 19 entidades: Aecoc; BCL; Pimec; UGT; CCOO; Transcalit; Transpime; AGTC; Astac, Condal; Fundación BCN Comerç; Barceloneta Oberta; Foment del Treball; Consell de Gremis; Comertia; Cedac; Aces; Anged; RACC; FEMM.