Walt Disney se inspiró en Barcelona para crear su parque de atracciones

El Tibidabo deja atrás la pandemia y reabrirá sus puertas este sábado con todas las instalaciones abiertas y el 100% del aforo

El parque de atracciones del Tibidado, con vistas a Barcelona.
El parque de atracciones del Tibidado, con vistas a Barcelona. FOTO: Jorge Franganillo

El Parque de Atracciones del Tibidabo, el más antiguo de España, recupera la normalidad después de dos temporadas marcadas por la pandemia de Covid-19, que han obligado a cerrar intermitentemente las instalaciones. Y este sábado, 5 de marzo, volverá a acoger a los visitantes como antes del coronavirus: con todas las actividades y atracciones abiertas y un aforo del 100%.

La historia del Tibidabo se remonta a 1899, cuando el farmacéutico Salvador Andreu promueve un proyecto de urbanización de la montaña del Tibidabo, planteando la creación de una línea de tranvía, un funicular y un parque de atracciones. Así, el 20 de febrero de 1899 se constituía la Sociedad Anónima El Tibidabo, cuyo consejo de administración lo componían: presidente Rómulo Bosch; vicepresidente Francisco Simón y Font; directores: Salvador Andreu, Romá Macaya y Gibert, Antonio Roviralta; vocales: Antonio Gassol, Francisco Grau Barnola y Pedro Larrosa y Pitch.

Las obras del tranvía y el funicular comienzan el 16 de junio de 1900, siendo inaugurados el 29 de octubre de 1901 por el cardenal de Barcelona Salvador Casañas i Pagès el Tranvía Azul y el Funicular del Tibidabo, pero no fue hasta 1905 cuando empezaron a funcionar las primeras atracciones, entre las cuales destacan los espejos, algunos telescopios y binoculares para observar la ciudad, los primeros autómatas, columpios, el tiro Flobert, juegos de bolos, una estación de palomas mensajeras...

Incluso Walt Disney afirmó que el Parque de Atracciones Tibidabo fue uno de los lugares más mágicos en los que había estado, hecho que hizo que se inspirara en él cuando ideó sus propios parques temáticos. Además, en 1957 quiso comprar la colección de autómatas de Tibidabo con un cheque en blanco, pero la empresa se negó a venderlos. Disney inauguraría su parque de atracciones en California poco después.

El Museo de Autómatas del Tibidabo está considerado uno de los mejores del mundo, especialmente por el excelente estado de conservación de las piezas de los siglos XIX y XX. Los autómatas son las primeras máquinas con movimientos similares a los de los seres humanos, un tipo de androides resultado de la combinación de trabajos de madera, costura y la más sofisticada micromecánica, o mecánica de relojería. Se ha aprovechado el mecanismo de los autómatas para utilizarlo en adelantos tecnológicos, pero, en sus orígenes, se reservaba su uso para exhibirlos en los parques de atracciones o en las ferias.

En este contexto, el Tibidabo reabre el sábado sus puertas. Los responsables del parque esperan recibir en 2022 a 600.000 visitantes, una cifra todavía lejos de las 718.000 personas que pasaron en 2019. Para la directora, Rosa Ortiz, uno de los retos de este año es potenciar la parte panorámica de las instalaciones. “No queremos morir de éxito, pero queremos que vengan turistas, sobre todo entre semana, porque aquí podemos crecer mucho”. En este sentido, el teniente de alcalde y presidente del Tibidabo, Albert Batlle, ha constatado que “tenemos un parque de atracciones pequeño, pero tenemos el mejor paisaje del mundo”.

El Tibidabo preveía alcanzar en 2021 el 70% de los visitantes que tenía antes de la pandemia, pero las cifras reales quedaron lejos, al 55%. El nuevo funicular del parque, la Cuca de Llum, recibió a más de 350.000 viajeros durante la primera temporada que estuvo operativo.

Así, a temporada 2021, el parque fue abriendo progresivamente, y tuvo una oferta de atracciones “bastante limitada”. No se pudieron abrir las de recintos cerrados como el Hotel Krueger o el Marionetarium. A finales de 2021 ya estaba prácticamente toda la oferta abierta menos el Embruixabruixes (la atracción más antigua del parque, datada del año 1917, y que llevaba dos años cerrada) y el Virtual Exprés (que incorpora unas gafas más potentes que harán más inmersiva la atracción de realidad virtual). Mientras que, de media, el Tibidabo abría 159 días al año, en 2020 lo hizo solo 54 días y en 2021 durante 113 jornadas. El parque de atracciones, además, se recupera el horario habitual de apertura, a las 11 de la mañana en una zona determinada, ya partir de las 12 h en el conjunto del parque. En cuanto a los precios de las entradas, también se mantienen sin variaciones, al contrario de lo que se hizo en 2021, cuando subieron.