Piden cárcel para un violador reincidente y de permiso que agredió sexualmente a una menor

Los hechos sucedieron en julio de 2019 en el Port Olímpic de Barcelona cuando la joven tenía 17 años

Zona de ocio nocturno en el Port Olímpic de Barcelona
Zona de ocio nocturno en el Port Olímpic de Barcelona FOTO: Google

La Fiscalía público pide 9 años de prisión para un violador reincidente que agredió sexualmente a una menor de 17 años de edad en julio de 2019 en el Port Olímpic de Barcelona aprovechando un permiso penitenciario, tras haber sido investigado por otras tres violaciones similares.

En la sección novena de la Audiencia de Barcelona ha arrancado esta semana el juicio contra este joven, acusado de un delito de violación y de otro leve de lesiones, y para quien el fiscal solicita además la prohibición de acercase a su última víctima a menos de 500 metros por un tiempo superior a cinco años respecto de la pena de prisión que se le pueda imponer, así como a comunicarse con la mujer por cualquier medio por el mismo tiempo.

El acusado disfrutaba de un permiso penitenciario de la prisión de Quatre Camins cuando cometió presuntamente esta nueva violación. Los hechos juzgados esta semana en la Audiencia de Barcelona se produjeron en la madrugada del 5 de julio de 2019, cuando la víctima estaba con unas amigas en un local de ocio del Port Olímpic de Barcelona, del cual salió al exterior tras extraviar su móvil.

En ese momento, sostiene el fiscal en su escrito de acusación, el procesado le dijo a su víctima que le acompañara para mostrarle a la persona que tenía su móvil, “a sabiendas del estado físico en el que se encontraba la menor”, por la ingesta de alcohol y hachís.

El acusado llevó a la menor a un lugar apartado, en concreto, a un pasadizo situado entre dos restaurantes, donde la “golpeó fuertemente en la cabeza”, haciendo que cayera “aturdida” al suelo. Una vez en tierra, dice el ministerio público, el procesado “le obligó” a practicarle una felación, mientras la agarraba “con fuerza del cuello” para que no gritara, y pese a que la víctima intentó zafarse de su agresor sin lograrlo, debido a la fuerza empleada por el acusado.

A raíz de esta agresión sexual, la menor sufrió a nivel físico una tumefacción en la ceja izquierda y erosiones en ambos codos y rodilla izquierda, que requirieron cinco días en sanar, mientras que a nivel psicológico padeció crisis de llanto, miedo e insomnio.

También recientemente, agentes de los Mossos d’Esquadra de la Unidad de Investigación de la comisaría de Sant Andreu arrestaron a un agresor sexual que actuaba en Barcelona. El individudo, de nacionalidad colombiana y de 25 años, es el supuesto autor de una agresión sexual y cuatro abusos sexuales cometidos entre los meses de enero y noviembre de 2021.

El primer hecho denunciado tuvo lugar el pasado mes de enero cuando el hombre agredió sexualmente a una mujer cuando esta accedía al portal de la finca de su casa. A partir de esta denuncia de agresión, los agentes abrieron una investigación para identificarlo, localizarlo y detenerlo.

El pasado 23 de noviembre, los agentes lo volvieron a detener como presunto autor de un abuso sexual a otra mujer. Un grupo de personas lo había retenido en el interior de la empresa a la que había accedido para realizar tocamientos por todo el cuerpo a una trabajadora. Al desconocer que se trataba de un delincuente reincidente, el individuo quedó en libertad después de pasar por disposición judicial.

Posteriormente los investigadores lo pudieron relacionar con el resto de hechos que estaban investigando. Todas las víctimas lo señalaron como el hombre que las había agredido. Este siempre huía en bicicleta o patinete. Los agentes también descubrieron que su modus operandi se basaba en la fuerza bruta: no dudaba en utilizar la violencia con tal de consumar sus ataques sexuales. En uno de los casos agredió con puñetazos a una de sus víctimas.