Aragonès mantiene el plantón a la Conferencia de Presidentes pese a la Guerra de Ucrania

Esquerra considera que “no ha cambiado nada con respecto a la última”

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, al inicio de la reunión que han mantenido junto a la consellera de Acción Exterior y Gobierno Abierto, Victòria Alsina  con los cónsules de Ucrania y todos los de la UE en un acto de rechazo al conflicto bélico, con el título "Cataluña, Europa, con Ucrania".
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, al inicio de la reunión que han mantenido junto a la consellera de Acción Exterior y Gobierno Abierto, Victòria Alsina con los cónsules de Ucrania y todos los de la UE en un acto de rechazo al conflicto bélico, con el título "Cataluña, Europa, con Ucrania". FOTO: Alejandro García EFE

La Guerra de Ucrania ha alterado nuevamente el mapa político: por un lado, los partidos han tenido que posicionarse sobre el papel que tiene que adoptar España (hay divergencias en el Gobierno sobre el envío o no de armas a los ucranianos para repeler la invasión rusa); y, por otro lado, va a tener efectos y puede modificar las previsiones económicas elaboradas. Tal y como ha cambiado el tablero político, también podría haber modificado la postura de Pere Aragonès sobre la Conferencia de Presidentes autonómicos que se celebrará el próximo 13 de marzo en La Palma, pero no ha sido así y el president mantiene su plantón al Rey Felipe VI y Pedro Sánchez.

Según esgrimen en Esquerra, “no ha cambiado nada con respecto a la última” y “no se dan las condiciones para que el president vaya”, en referencia a la convocada para el 24 de febrero, que tuvo que ser aplazada por el estallido de la Guerra de Ucrania. La portavoz de los republicanos, Marta Vilalta, considera que es “más una foto y es una convocatoria para el lucimiento de quienes la convocan”, en alusión al Rey y Sánchez. “No creemos que sea el espacio, pero sí creemos que hay otros espacios más útiles, como la comisión bilateral o la mesa de negociación”, ha señalado Vilalta.

Lo cierto es que la Conferencia del 24 iba a abordar la situación epidemiológica, la recuperación económica y social, el estado de ejecución de los fondos europeos, la modificación del reglamento de la Conferencia de Presidentes y la cooperación en materia de emergencias en Protección Civil. A juicio de Aragonès, en este encuentro, iba a tener poca capacidad decisoria (acusa al Gobierno de dejar hablar poco y luego tomar las decisiones unilateralmente). Sin embargo, el encuentro ahora coge otro carácter con el impacto de la guerra ucraniana por medio y eso podría empujar a Aragonès a replantearse su decisión y acudir, pero no ha sido así.

Sobre la posición en el conflicto ucraniano, los republicanos se reivindican como un partido “pacifista”, aunque reconocen que hay diversas voces en el partido sobre cómo afrontar el conflicto. En esta disonancia, se ha visto cómo Gabriel Rufián se posicionaba en contra del envío de armas, mientras Aragonès a favor. “Son compatibles las diferentes voces que salen de ERC de reivindicar el pacifismo”, ha señalado.

Mientras Aragonès planta la Conferencia de Presidentes autonómicos, sigue esperando una convocatoria de la mesa de diálogo. “Se está trabajando a conciencia para que se pueda concretar una próxima reunión en la mesa de negociación para cerrar fecha y contenido”, ha señalado Vilalta.