Barcelona pone en marcha un teléfono de “desatención bancaria” para mayores

La capital catalana ha perdido el 40% de los cajeros automáticos en tres años

El anciano impulsor de la campaña "Soy mayorNoidiota", Carlos San Juan, posa junto a un cajero automático tras registrar 600.000 firmas
El anciano impulsor de la campaña "Soy mayorNoidiota", Carlos San Juan, posa junto a un cajero automático tras registrar 600.000 firmas FOTO: FERNANDO ALVARADO EFE

La progresiva concentración del sector bancario una serie de contrapartidas cuya consecuencia más visible es, sin duda, la progresiva desaparición de oficinas bancarias y cajeros automáticos. Si bien es cierto que buena parte de los españoles ya hacen sus gestiones por internet, varios sectores de la población se están quedando fuera del sistema. Por ello, el Ayuntamiento de Barcelona ha implantado un teléfono para atender y asesorar casos de desatención bancaria”, es decir, usuarios afectados por la reducción de cajeros automáticos y por la falta de atención presencial en algunas oficinas de entidades financieras. El servicio está disponible para personas residentes en Barcelona, pero se dirige especialmente a las personas mayores o afectadas por la brecha digital, con mayores dificultades para acceder a la banca online.

El teléfono de atención es el 934027594 y está operativo de lunes a viernes entre las 9 y las 18 h. Se pueden dirigir todos aquellos que quieran presentar una queja en alguna entidad por la disminución de cajeros o bien por la reducción de la atención presencial. Se les dará información y asesoramiento sobre sus derechos y también sobre cómo realizar una queja o reclamación, ya sea en la entidad concreta o bien en el Banco de España.

El servicio también recogerá los datos y casuísticas de los afectados, las zonas o barrios de la ciudad con mayores problemas y las prácticas de las entidades bancarias. Después se trasladará esta información a los órganos competentes para que puedan emprender acciones para preservar lo que se considera un servicio básico.

La iniciativa es fruto de la primera reunión con representantes de entidades de la Comisión Permanente del Consejo de las Personas Mayores y de algunas asociaciones de protección de los derechos de consumidores. Del encuentro también salió la propuesta de instalar cajeros automáticos en equipamientos municipales, como centros cívicos o hogares de jubilados.

Por otra parte, el Ayuntamiento pondrá a disposición de la ciudadanía una guía de “Consejos básicos de consumo para las personas mayores”, que se podrá consultar online y se distribuirá en papel a los equipamientos de personas mayores de la ciudad. Su principal objetivo ayudar a las personas mayores a consumir con seguridad y defender sus derechos en materia de consumo. El documento se puede consultar aquí.