La Generalitat suprime las ayudas a los dos únicos colegios que segregan los alumnos por sexo

Los centros Viaró de Sant Cugat del Vallès y Campjoliu de L’Arboç siguen sin ser mixtos

La conselleria de Educación
La conselleria de Educación FOTO: Europa Press

La conselleria de Educación de la Generalitat ha denegado el concierto educativo a las escuelas Viaró de Sant Cugat del Vallès y Campjoliu de L’Arboç por no haber pasado a ser mixtas.

En una resolución publicada ayer lunes en el Diari Oficial de la Generalitat (Dogc), se recoge que la causa de denegación del concierto es que “el centro no desarrolla el principio de coeducación” de acuerdo con la ley.

Así, tras el anuncio del conseller Josep Gonzàlez-Cambray de que no renovaría el concierto a los centros que separaran a sus alumnos por sexo, a Viaró se le deniegan 12 unidades concertadas y a Campjoliu 16.

Por tanto, los dos centros pasarán a ser los únicos que optan por la educación diferenciada en Cataluña, porque el resto de los afectados por la decisión de Gonzàlez-Cambray --un total de ocho centros-- manifestaron su voluntad de ser mixtas y renovar su concierto.

La conselleria, para aceptar el cambio, pidió evidencias como las comunicaciones y acuerdos del Consejo Escolar de cada centro en esta línea, o que se hicieran obras en los edificios allá donde fuera necesario.

Los colegios referidos son el Canigó de Barcelona, Bell-lloc del Pla de Girona, Les Alzines de Girona, Pineda de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), Xaloc de L’Hospitalet de Llobregat, Institució Lleida, Campjoliu de L’Arboç (Tarragona), Institució Tarragona de Reus (Tarragona), La Vall de Sabadell (Barcelona), La Farga de Sant Cugat y Viaró de Sant Cugat (Barcelona).

Lo cierto es que la conselleria de Educación ya intentó hacer lo mismo con las escuelas de primaria hace un año, pero un recurso de los centros perjudicados ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) lo detuvo. El TSJC aplicó medidas cautelares (noviembre de 2020) y, probablemente, tumbe la decisión de la Generalitat porque en 2020 estaba aún en vigor la LOMCE, ley educativa anterior aprobada por el PP en 2013 que sí preveía la financiación de los centros concertados. Los conciertos en la primaria se renuevan cada seis años y, por tanto, con toda probabilidad se mantendrán hasta el curso 2026-2027.

En cambio, cuando tocaba renovar los conciertos de infantil, secundaria y postobligatoria (bachillerato y Formación Profesional), el Govern tiene el amparo de la LOMLOE, que, en la disposición adicional 25, habilita legalmente para la retirada de las ayudas públicas a escuelas que segreguen por sexo. “Los centros sostenidos parcial o totalmente con fondos públicos desarrollarán el principio de coeducación en todas las etapas educativas, de conformidad con lo dispuesto por la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, y no separarán al alumnado por su género”, estipula la norma.

Si bien, más allá de la reforma legal aprobada con la LOMLOE en diciembre de 2020, habrá que ver cuándo se pronuncia el Tribunal Constitucional porque la Ley educativa está recurrida y porque en 2018 desestimó el recurso de inconstitucionalidad presentado por el PSOE contra la LOMCE, en el que recurría, entre otros aspectos, los conciertos educativos con centros de educación diferenciada por entender que discriminan a los alumnos por razón de sexo.