Un hombre intenta degollar a su hermana y a un amigo en plena calle

Fue detenido por la Guardia Urbana de Reus y el juez ordena la libertad con cargos

Agentes de la Guardia Urbana, en Reus
Agentes de la Guardia Urbana, en Reus FOTO: Google

La Guàrdia Urbana de Reus detuvo el viernes día 11 alrededor de las 7.00 de la mañana a un hombre acusado de un delito de amenazas, de homicidio en grado de tentativa y lesiones. El acusado, que pasó la noche del viernes al sábado en el calabozo de Mossos d’Esquadra, declaró ante el juez a la mañana siguiente y el magistrado ordenó su libertad con cargos, han informado fuentes de la investigación.

Los hechos se remontan a primera hora de la mañana en la calle Muralla de Reus. La Guàrdia Urbana recibió una alerta poco después de las 6.15 horas de una pelea con posible arma blanca. Activó varias patrullas hacia este vial del centro de la ciudad.

A la llegada de las patrullas, los agentes vieron que había tres personas en la calle, todos con heridas aparentemente leves en las manos, cuello.... Dos de los implicados eran hermanos, un hombre y una mujer, y el tercero sería amigo de ella.

Según pudieron conocer los agentes, el hermano se enfrentó a su hermana. La amenazó de muerte y le puso un cuchillo en la garganta. De hecho, mostraba heridas en esta zona del cuerpo.

El hermano presentaba cortes en una mano y el compañero de la hermana también tenía heridas en las manos y diferentes cortes en la ropa, a la altura del abdomen. Al parecer, el acusado (según la versión de la víctima) habría intentado clavarle el arma blanca en reiteradas ocasiones. Y el grosor de las prendas habría evitado lesiones más profundas. Los cortes de la chaqueta acreditaban el uso de una arma blanca.

Los agentes de la Guàrdia Urbana, con la declaración de las víctimas (la hermana era reticente a acusar a su hermano), decidieron detener al presunto autor de estas agresiones con arma blanca. Se encontraba tirada debajo de un coche. Se trata de un cuchillo de tamaño mediano. Se recogió como prueba (tenía sangre de las heridas visibles que tenían los tres implicados) y se confiscó.

Una vez detenido, el acusado pasó el protocolo de revisión médica y se entregó posteriormente a los Mossos d’Esquadra que se hicieron cargo de él hasta el sábado, donde pasó a disposición judicial (y quedó en libertad con cargos). Las heridas de las dos víctimas eran leves.

Por otra parte, hace un mes un hombre de 23 años ngresó en prisión por presuntamente vejar a una pareja de personas sin hogar en Reus, abusar sexualmente de la mujer y grabar la escena con un teléfono móvil.

Los hechos ocurrieron el 21 de febrero en la plaza Patacada de Reus, cuando el detenido se aproximó a una pareja de personas ‘sin techo’ y empezó a insultarles mientras los grababa, han informado los Mossos d’Esquadra en un comunicado este martes.

El detenido presuntamente abofeteó al hombre sin techo, le bajó los pantalones a la mujer para abusar de ella y luego huyó con un grupo de personas que lo acompañaban.

Los Mossos lo localizaron poco después cerca de la calle Ample de Reus, mientras las víctimas recibían atención sanitaria, y lo detuvieron por la presunta agresión.

Los investigadores consideran que los hechos constituyen un delito de odio, puesto que agresor y víctimas no se conocían y “la acción degradante estuvo motivada por la situación de exclusión social por motivos de pobreza”.

El detenido --con una treintena de antecedentes-- pasó a disposición judicial el 24 de febrero por un presunto delito contra el ejercicio de los derechos fundamentales y las libertades públicas y otro de abuso sexual, y el juez de instrucción decretó su ingreso en prisión.

El hombre sin hogar que sufrió la agresión murió al día siguiente de los hechos, aunque “por motivos ajenos” al ataque, según el informe médico.

El acusado, esa noche y acompañado de otras personas, se percató de que había dos indigentes en la plaza de La Patacada. A él le abofeteó y a ella, además de insultarla, le bajó los pantalones. Fue un abuso sexual.

La víctima femenina también es conocida en los círculos policiales y tiene detenciones. El acompañante también estaba fichado. En este caso, pero, ambos fueron víctimas de los abusos de este joven, que grabó sus hechos en su teléfono móvil.

La Unidad de Investigación de Mossos pudo visualizar las imágenes y con las evidencias recopiladas, concluyó que se trataba de un delito de odio al constatar que agresor y víctimas no se conocían y que la acción degradante y vejatoria estuvo motivada por la situación de exclusión social por motivos de pobreza de la pareja. Ambos viven en las calles de Reus desde hace tiempo, han añadido fuentes conocedoras del caso.