El Clínico recurre a una técnica pionera en Europa para revertir la infertilidad masculina con un mayor porcentaje de éxito

El exoscopio 4K con visión 3D permite llevar a cabo cirugías más precisas y, por lo tanto, con mejores resultados
El exoscopio 4K con visión 3D permite llevar a cabo cirugías más precisas y, por lo tanto, con mejores resultados FOTO: Francisco Avia

Hasta un 15% de las parejas tiene problemas de infertilidad y en un 50% de los casos está implicado el factor masculino, de manera que la infertilidad masculina tiene más peso del que se le presume. Ésta puede deberse a diferentes causas y en algunos casos es posible llevar a cabo una cirugía para revertirla. En este campo, el Hospital Clínic de Barcelona ha sido pionero en Europa en la aplicación de una nueva técnica quirúrgica para revertir la infertilidad masculina que mejora la precisión y, por lo tanto, los resultados de la cirugía convencional.

Gracias a un exoscopio en 4K y visión 3D, esta técnica innovadora permite al cirujano disfrutar de una visión completa y detallada de la zona sobre la que operar, de manera que puede ser mucho más certero a la hora de seleccionar el punto en el que intervenir, así como en la aproximación y durante la misma cirugía , y además ofrece una mejor ergonomía y, a diferencia de las cirugías convencionales con microscopio, que obliga al médico a mantener la mirada focalizada en el instrumento, el exoscopio da la posibilidad al médico de levantar la cabeza, disponiendo así de una mayor movilidad y visión.

Sobre este último aspecto, el doctor José Manuel Corral, urólogo del Hospital Clínic, explica que “la cirugía microscópica convencional requiere de un intenso aprendizaje para saber combinar la mirada para poder tener una visión 3D, mientras que la nueva técnica ofrece por sí sola, a través de la cámara, esa visión 3D, además de ser más ergonómica”.

El exoscopio está indicado para pacientes con varicocele, una afectación que está detrás del 30% de los casos de infertilidad masculina y que consiste en una dilatación de las venas de los testículos, lo que frecuentemente causa poca producción y baja calidad del esperma. Mediante cirugía, es posible mejorar las condiciones para que la producción de espermatozoides sea más óptima y para llevar a cabo dicha corrección, la técnica quirúrgica convencional consiste en una intervención abierta, que ofrece una precisión limitada y da lugar a un postoperatorio más largo y doloroso, mientras que el exoscopio permite ser más certero y es mucho menos invasivo, de manera que mejora los resultados y acorta la recuperación de los pacientes.

Esta técnica está también indicada para el tratamiento de aquellos hombres cuyo líquido seminal no contiene espermatozoides, lo que se conoce como azoospermia, de manera que es necesario ir a buscarlos directamente al testículo. En estos casos, convencionalmente, se recurre a la biopsia testicular, ya sea mediante cirugía abierta o microscopio óptico, para la recuperación de espermatozoides del testículo y en un 30% de los casos la intervención se resuelve con éxito. Pero la nueva técnica aplicada en el Hospital Clínic permite mejorar ese resultado hasta alcanzar un porcentaje de éxito del 50%, gracias, principalmente, a su buena ergonomía, su elevada precisión que permite seleccionar el punto en el que intervenir, la visión 3D que posibilita identificar con detalle las venas y otros tejidos colindantes y todo ello favorece la reducción del riesgo de dañar el tejido testicular.

El Servicio de Urología del Hospital Clínic también ha aplicado esta técnica pionera en el tratamiento de aquellos pacientes, mayoritariamente de una edad comprendida entre los 40 y los 50 años, que se someten a una reconstrucción de la vía seminal tras una vasectomía. “Con el exposcopio vasovasostomía mejoramos la ergonomía, tenemos una mayor control del movimiento y más precisión”, comenta el doctor Corral, quien al respecto indica que “hay entre un 4% y un 5% de hombres que se han hecho la vasectomía y después solicitan una recanalización. Si la intervención se lleva a cabo de forma convencional, aunque sea con el robot Da Vinci, el porcentaje de éxito es del 85%, pero con esta tecnología pionera éste aumenta hasta el 90% o 95%”.

Y, en este contexto, es importante señalar que el Hospital Clínic es el único centro en el mundo, junto a uno de la Universidad de Florida, que fue el pionero, en aplicar este técnica para revertir la infertilidad masculina, la cual, tal y como avanza Corral, “podría aplicarse a otros campos de la medicina y, concretamente, en urología tiene mucho potencial”