El puerto de Barcelona, contra las cuerdas por la huelga de transportistas

Los piquetes advierten de que mantendrán los paros de forma indefinida si no llegan a un acuerdo con el Gobierno

Un transportista levanta el brazo en el octavo día de paro indefinido del sector del transporte en Barcelona
Un transportista levanta el brazo en el octavo día de paro indefinido del sector del transporte en Barcelona FOTO: María José Gilmartín Europa Press

La huelga de transportistas, en protesta por el precio del carburante, empieza a afectar a los suministros. Mercabarna lo advirtió la semana pasada y hoy ha sido Danone. En caso de no lograrse una solución de forma inmediata al paro, dentro de 24 horas la empresa se verá obligada a interrumpir de forma temporal la actividad en las cuatro plantas de productos lácteos como la de Parets del Vallès y, en las tres de agua mineral natural que producen variedades como la Font Vella, según detalló en un comunicado. Mientras, grupos de piquetes informativos impiden el acceso de camiones al puerto de Barcelona.

Así las cosas, el foco de las protestas se ha trasladado al puerto de Barcelona el noveno día de huelga de transportistas, y los concentrados alertan de que continuarán haciéndolo en los próximos días de forma indefinida. El Puerto está en contacto con los cuerpos de seguridad para “garantizar que se pueda trabajar en las terminales y para asegurar la cadena de suministro

Los concentrados detienen a los vehículos que quieren acceder a las instalaciones portuarias y les explican las razones de la huelga para disuadirles de continuar el viaje. La mayoría dan marcha atrás, pero se han vivido momentos de tensión entre transportistas y huelguistas. Los únicos camiones a los que no ponen trabas para continuar el viaje son los que transportan productos perecederos, es decir, producto fresco como carne o verdura, que podrían dañarse. En este caso, les dejan pasar pero intentan convencerles de que no rellenen el remolque y de que, una vez descargado, salgan del puerto con el camión vacío.

Danone, a su vez, advierte de una ruptura de stock “inminente” en toda España, a consecuencia de las incidencias provocadas por la huelga de transportistas. La multinacional reclama que las negociaciones se aceleren y se llegue a un entendimiento “en el mínimo plazo de tiempo” para “poder reanudar la actividad lo antes posible”. Danone detalla que se ve obligada a “tomar la drástica decisión de interrumpir el proceso de recogida de leche” y, como consecuencia, también del proceso de producción en sus fábricas y del traslado de producto terminado a las cadenas de distribución.

Según la empresa francesa, esto provocará la interrupción de suministro tanto de agua mineral natural como de productos lácteos en el estado. Hasta ahora, Danone ha intentado mantener toda la actividad dentro de la normalidad “a pesar de las dificultades provocadas por un contexto difícil y muy tenso”.