Laura Borràs se impone: codirigirá Junts y coloca a su núcleo duro en la cúpula

Optará a ser la presidenta del partido, mientras que Jordi Turull se queda con la secretaría general. La dirigente sitúa a sus afines en puestos clave

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, y el exconseller Jordi Turull
La presidenta del Parlament, Laura Borràs, y el exconseller Jordi Turull FOTO: Andreu Dalmau EFE

Laura Borràs ha sometido a Jordi Turull, ha ganado poder directo y codirigirá Junts junto al dirigente y exconseller, una lista de consenso a ratificar en el cónclave de junio. Tras presionar a los cuadros orgánicos del partido, que han terminando cediendo ante las exigencias de Borràs, la presidenta del Parlament optará a ocupar la presidencia y Turull la secretaría general de la formación de Carles Puigdemont.

En la negociación “in extremis” para alcanzar un acuerdo y evitar un duelo de candidaturas en el congreso que habría puesto en peligro la unidad del partido, Borràs ha conseguido además situar en posiciones clave a perfiles afines.

Dos de las cuatro vicepresidencias quedarán en manos de Francesc de Dalmases y Aurora Madaula, personas de la máxima confianza de Borràs, mientras que Anna Erra –próxima a Turull– y Josep Rius –cercano a Puigdemont– conservarán las otras dos plazas.

No obstante, la mayor sorpresa es el escogido para asumir la secretaría de organización, un puesto clave para controlar el aparato del partido: David Torrents, jefe de filas de los posconvergentes en el Ayuntamiento de Badalona, miembro de los Mossos d’Esquadra en excedencia y próximo a la presidenta del Parlament, que sitúa a otro alfil en primera línea. En un principio se había especulado con Jaume Alonso-Cuevillas –de la máxima confianza de Carles Puigdemont– para el puesto, una cargo que no se ha materializado pese a que seguirá en la ejecutiva.

En la ejecutiva del partido también estarán personas próximas a Turull, como la consellera Violant Cervera, el hasta ahora secretario de organización, David Saldoni, o la portavoz posconvergente en el Congreso, Míriam Nogueras, además del exconseller Damià Calvet.

El hasta ahora secretario general, Jordi Sànchez, no estará en la dirección, pero sí habrá perfiles cercanos a él, como el conseller de Economía y Hacienda, Jaume Giró, o Antoni Morral.

En un inicio, la presidencia parecía escogida para ella y el puesto de secretario general debía ser para el dirigente. Sin embargo, el reparto se complicó y el conflicto acabó estallando entre familias posconvergentes: la presidencia de Junts es un puesto de cariz institucional, hecho a medida de Puigdemont –quien no contaba con oposición interna– y sin capacidad ejecutiva directa, algo que la presidenta del Parlament ha rechazado desde el primer momento. Por ello, Borràs y Turull han acordado reformar los estatutos del partido y repartirse el poder al 50% tras el congreso en un tira y afloja que se rubricó este martes a mediodía.

Hay que tener en cuenta en este sentido que Junts dividirá su cónclave en dos jornadas diferentes: la primera será la mencionada a principios de junio -el 4 en el sur de Francia- y servirá para renovar la dirección del partido. La segunda se celebrará en Cataluña a lo largo del mes de julio y en ella se aprobarán la ponencia ideológica y la organizativa, que marcará el rumbo político a seguir. Y aquí se espera la reforma de los estatutos para dar más poder a Borràs.