Pánico

Desconcierto general ante unos pinchazos a mujeres sin agresiones sexuales ni robos

Las denuncias se elevan a 23 y los Mossos tendrán la ayuda de la Guardia Civil

Los pinchazos tienen lugar en el interior de las discotecas
Los pinchazos tienen lugar en el interior de las discotecasGooglefreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@6d1771e5

Los Mossos elevaron a 23 las denuncias interpuestas por pinchazos en las discotecas, tres más que el pasado lunes. Evidentemente, no se tienen en cuenta los casos sin queja presentada de forma oficial en comisaría. Lo que tiene desconcertado a todo el mundo de los ámbitos del ocio nocturno, sanitario, judicial y policial es un nuevo modus operandi.

Hasta ahora, lo habitual era que en un descuido de la mujer se colocara alguna sustancia ilegal en su bebida. Tras los efectos deseados por al agresor, la pérdida de sentido de la chica, se procedía a una agresión sexual, al carecer ella de cualquier capacidad de reacción. Ahora sucede lo mismo, pero sin ningún tipo de delito posterior. Mientras, los Mossos siguen investigando el motivo de estas acciones y las sustancias que se inyectan, que aún no se han hecho públicas.

Por zonas, la mayoría de los pinchazos han tenido lugar en Lloret, con 14. Está previsto que hoy se reúnan representantes del Ayuntamiento y del ocio nocturno para tratar esta grave polémica, que está afectando el turismo del municipio de la Costa Brava. Hasta ahora, Barcelona acumula siete denuncias. Los otros dos casos han sido en L’Escala y una menor en una discoteca de Salou. En todos los casos las denuncias se han recibido de personas -22 chicas y 1 chico- que estaban en locales nocturnos para bailar.

Ayer los Mossos volvieron a insistir, por muy misterioso que resulte, que no hay ninguna denuncia por una posterior agresión sexual. Por lo tanto, no queda claro el objetivo de practicar los pinchazos. Mantienen abierta una investigación global y también concreta de cada una de estas acciones para averiguar qué hay detrás.

Por su parte, una joven denunció un pinchazo el sábado por la noche durante la fiesta mayor de Viladamat (Girona) “sin consecuencias de sumisión química, según los informes clínicos”.

Lo explicaron en un comunicado el Ayuntamiento y la Associació Juvenil Sant Felius, que han detallado que la fiesta se suspendió antes de lo previsto e intervino el punto lila, una ambulancia, el personal de seguridad y los Mossos d’Esquadra.

“Queremos mostrar toda nuestra solidaridad con la chica afectada, así como reafirmar nuestra voluntad de continuar trabajando para generar espacios de fiesta seguros”, añadieron en el comunicado.

También reprocharon “cómo alguien puede tener la desagradable y mezquina idea de llevar a cabo una actuación así, con o sin sumisión química”.

La delegada del Gobierno en Cataluña, Maria Eugènia Gay, explicó que la Policía Nacional y la Guardia Civil están “trabajando de forma coordinada” con los Mossos d’Esquadra en los casos de pinchazos a jóvenes en discotecas y fiestas en España.

“Es una cuestión que preocupa seriamente al Gobierno de España. Son casos que se están produciendo en determinadas comunidades autónomas. En concreto, en Cataluña, hemos tenido varios”, dijo en rueda de prensa.

La delegada pidió a la ciudadanía que colabore en el esclarecimiento de estos casos denunciándolos, y que acudan a un centro médico en caso de ser víctimas de un pinchazo.