Los Mossos no hallan de momento sustancias tóxicas en los pinchazos

Agentes de paisano se infiltran en las discotecas para localizar a los agresores

Un coche de Mossos d'Esquadra
Un coche de Mossos d'Esquadra FOTO: MOSSOS D'ESQUADRA Europa Press

Agentes de los Mossos d’Esquadra entran en discotecas catalanas vestidos de paisano para controlar posibles pinchazos en los establecimientos de ocio nocturno, han explicado este jueves.

Según ha avanzado la cadena ‘Ser’, es una de las medidas utilizadas por la policía catalana para esclarecer el móvil de los pinchazos y evitar nuevos casos.

Fuentes de los Mossos han explicado que la presencia de agentes de paisano en discotecas es una actuación habitual y que, ante los pinchazos, han aumentado el nivel de atención tanto dentro como fuera de las salas de fiesta.

Fuentes de los Mossos han explicado que la presencia de agentes de paisano en discotecas es una actuación habitual y que, ante los pinchazos, han aumentado el nivel de atención tanto dentro como fuera de las salas de fiesta.

En el País Vasco, y en paralelo a los Mossos, la Ertzaintza está investigando una docena de pinchazos a mujeres registrados en los últimos quince días en recintos festivos y espacios de ocio de distintas localidades vascas y en ninguno de ellos se han encontrado restos de inoculación de sustancias tóxicas, según han confirmado fuentes de la policía vasca. Lo mismo ocurre con las 17 primeras denuncias presentadas en Cataluña.

os Mossos elevaron a 23 las denuncias interpuestas por pinchazos en las discotecas, tres más que el pasado lunes. Evidentemente, no se tienen en cuenta los casos sin queja presentada de forma oficial en comisaría. Lo que tiene desconcertado a todo el mundo de los ámbitos del ocio nocturno, sanitario, judicial y policial es un nuevo modus operandi.

Hasta ahora, lo habitual era que en un descuido de la mujer se colocara alguna sustancia ilegal en su bebida. Tras los efectos deseados por al agresor, la pérdida de sentido de la chica, se procedía a una agresión sexual, al carecer ella de cualquier capacidad de reacción. Ahora sucede lo mismo, pero sin ningún tipo de delito posterior. Mientras, los Mossos siguen investigando el motivo de estas acciones y las sustancias que se inyectan, que aún no se han hecho públicas.

Por zonas, la mayoría de los pinchazos han tenido lugar en Lloret, con 14. Está previsto que hoy se reúnan representantes del Ayuntamiento y del ocio nocturno para tratar esta grave polémica, que está afectando el turismo del municipio de la Costa Brava. Hasta ahora, Barcelona acumula siete denuncias. Los otros dos casos han sido en L’Escala y una menor en una discoteca de Salou. En todos los casos las denuncias se han recibido de personas -22 chicas y 1 chico- que estaban en locales nocturnos para bailar.

Los Mossos volvieron a insistir esta semana, que por muy misterioso que resulte, que no hay ninguna denuncia por una posterior agresión sexual. Por lo tanto, no queda claro el objetivo de practicar los pinchazos. Mantienen abierta una investigación global y también concreta de cada una de estas acciones para averiguar qué hay detrás.

Por su parte, una joven denunció un pinchazo el sábado por la noche durante la fiesta mayor de Viladamat (Girona) “sin consecuencias de sumisión química, según los informes clínicos”.

Lo explicaron en un comunicado el Ayuntamiento y la Associació Juvenil Sant Felius, que han detallado que la fiesta se suspendió antes de lo previsto e intervino el punto lila, una ambulancia, el personal de seguridad y los Mossos d’Esquadra.

“Queremos mostrar toda nuestra solidaridad con la chica afectada, así como reafirmar nuestra voluntad de continuar trabajando para generar espacios de fiesta seguros”, añadieron en el comunicado.

Además, lLos Mossos d’Esquadra han recibido este miércoles una denuncia de un pinchazo en una discoteca de Lleida, han explicado este jueves.

Han detallado que la víctima es una mujer y que recibió el pinchazo durante este fin de semana en un local de ocio nocturno de la capital leridana.

Los Mossos también han informado de que la víctima no ha reportado ninguna agresión sexual ni robo asociado al pinchazo.